READING

El Pentecostés más grande del siglo XX

El Pentecostés más grande del siglo XX

Roberts, vació las cárceles, los bares y los estadios de fútbol.

  • En el avivamiento de Gales la iglesia se despertó a la oración intensa, los cultos se prolongaban hasta la madrugada y las almas caían en profunda convicción de pecado.

  • A los trece años de edad, experimentó su primer encuentro con Dios. Fue entonces que se comprometió a dedicarse aún más a la obra del Señor. 

 

Evan Roberts fue uno de los jóvenes escogidos por el Espíritu Santo para ser un canal de bendición y avivamiento sobre Gales, un pequeño principado de las Islas Británicas, y así conmocionar al mundo de su tiempo. Una de las cosas que más ha impresionado sobre este avivamiento iniciado en 1904, es que fue con jóvenes y niños. El de más edad entre todos era el propio Evan, de tan solo 26 años.

Cuando tenía 13 años empezó a ir a las reuniones de oración, y por trece años no se perdió ni una de ellas, hasta que el Señor lo visitó. Dios le dio visiones y sueños, donde veía que 100.000 personas se convertían al Señor en arrepentimiento. En otra ocasión, vio la boca del infierno tragando a miles de almas, por lo que decidió orar al Señor pidiéndole que durante todo un año tapara la boca del infierno. Por los registros históricos tan impactantes en ese año, se cree que Dios se lo concedió.

El muchacho tuvo tal conocimiento de la Tercera Persona de la Trinidad que grandes personajes de su tiempo viajaban para verlo y oírlo predicar. No había ninguna organización, simplemente había dirección del Espíritu. Era palpable cómo Dios había venido sobre Gales y había tomado el control de ese país. Las reuniones duraban cuatro o cinco horas y la presencia de Dios era sublime,  grupos de oración estaban llenos, así como las iglesias.

Lo extraordinario de todo esto, fue que las cantinas cerraban por falta de clientes, quienes arrepentidos de sus pecados, ya no asistían más. Las cárceles quedaban sin presos porque no había delincuentes en las calles durante esos dos años que duró el avivamiento. Los estadios de fútbol quedaban vacíos porque los deportistas estaban predicando de Jesucristo en algún barrio. Algunos llamaron a este avivamiento «el Pentecostés más grande que Pentecostés».Muchos de los artistas y músicos famosos estaban entre el pueblo, llegaron a entonar himnos a Dios. Los cielos se habían abierto para esa nación y eran, prácticamente, los ríos del trono de Dios fluyendo sobre toda la población de Gales.

En este avivamiento grandes cantidades de jóvenes fueron atraídos por el Espíritu Santo a los pies de Jesucristo. Lo extraordinario es que casi inmediatamente salieron por todas partes enviados a predicar ell Reino de Dios. No tuvieron que esperar grandes instrucciones durante dos o cuatro años de formación en un instituto bíblico. El Espíritu Santo los redargüía, los llenaba de Su presencia y ponía fuego en ellos, capacitándolos de autoridad para tomar la generación de su tiempo. Miles de ellos salieron testificando por todos los rincones acerca de la gloria de Dios. Fueron valientes y audaces como ninguna otra generación.

Lo tremendo de este mover, a diferencia de otros, es que no sólo alcanzó a los jóvenes y adolescentes, sino que los niños fueron usados grandemente por el Señor: Se les podía encontrar en la calle, compartiendo el Evangelio en grupos, o  postrados en intercesión, gritando: «¡Envía al Espíritu Santo, por amor a Jesús!»

Los periódicos locales llegaron a anunciar que toda la región parecía estar bajo una fuerza espiritual extraña, y que no había indicios de que esta la soltara. Argumentaban que cuando alguien entraba a Gales y daba su primer paso sobre esa tierra, sentía algo extraño y diferente que no se podía explicar.

El inicio de todo

Estando en una reunión, Roberts empezó a sentir dolores de parto. En ese momento el Espíritu Santo le habló, diciéndole: «Esto es lo que necesitas.» Inmediatamente, él gritó: «¿Doblégame, oh Señor!». Después de pasar un tiempo en la reunión, el Espíritu Santo le dijo que lo hiciera públicamente y con lágrimas sobre sus ojos y mejillas, Evan empezó a gritar: «¡Doblégame! ¡Doblégame…! ¡Dobléganos!». En ese momento el Espíritu intervino sobre él de una forma tan penetrante que desde esa noche la cruz y la salvación de las almas serían el principal enfoque del avivamiento.

Después de esto, en una noche tuvo una visión de todo Gales siendo levantado al Cielo. Entonces, comentando a un amigo, le dijo: «Vamos a ver el avivamiento más poderoso que Gales haya conocido, y el Espíritu Santo está por venir ahora. Debemos estar listos; debemos ir por todo el país predicando.  Entonces, en ese momento le dijo, gritando: «¡¿Puedes creer que Dios puede darnos 100.000 almas ahora?!»» Y así fue,  Evan fue usado para empezar uno de los movimientos más grandes de Dios de todos los tiempos. Él caminó con la visión aun cuando le dijeron que era un loco y un necio, pero no perdió la oportunidad de ver «el Avivamiento de Gales».

Manifestaciones del Espíritu durante el avivamiento

  • Los servicios de oración estaban llenos de gente desde las primeras horas de la mañana, por no poder dormir por la presencia de Dios sobre ellos.
  • La oración y la alabanza continuaban por horas, prologándose hasta la mañana siguiente.
  • El alcoholismo fue dejado; las bebidas quedaron en las tabernas sin ser tocadas cuando la convicción y el temor de Dios venía sobre ellos.
  • Ola tras ola del Espíritu Santo afectó a la sociedad; el tema de la gente era Dios. Las apuestas en los juegos y la obsesión por ellos prácticamente desaparecieron. En esta visitación parecía que nadie le interesaba las distracciones del deporte o entretenimientos de su tiempo, porque la gente ahora estaba apasionada por el Señor. Dicen los historiadores que, al parecer, la nación hubiera sido convertida en un día
  • Los periódicos, en lugar de sacar escritos de casos malos, empezaron a relatar lo que ocurría en las reuniones.
  • Las compañías teatrales desistieron de ir a Gales porque ya nadie asistía a sus espectáculos.
  • En sólo dos meses se reportaron 60.000 nuevos convertidos. Esta noticia salió en los periódicos.

 

Al leer esta nota usted puede pensar que en estos últimos años se ha saboreado parte de lo que aquí se ha descrito, pero ¿Cuál ha sido la diferencia de este tiempo, al tiempo de visitación que ocurrió en Gales? La diferencia radica en que esta nación supo, admitió y creyó que era el tiempo de su visitación; entonces los galeses la recibieron. Hoy tenemos manifestaciones fuertes del Espíritu Santo pero no se llegan a admitir. El Espíritu Santo tiene aún mucho trabajo por delante.

Muchas veces, la máxima opositora del mover del Espíritu Santo es el mismo pueblo cristiano. No tanto el inconverso, ya que este puede caer al piso tocado por el poder del Espíritu que lo redarguye y lo levanta con un tremendo gozo. El pueblo de Dios debe entender que las manifestaciones de su poder no son exclusivas de ningún hombre. En el avivamiento galés, Evan Roberts solo fue un pionero, punta de lanza para su generación.

Al finalizar este siglo y comenzar inclusive un nuevo milenio,  la Iglesia, en su toda generalidad, está otra vez «baja de grados», espiritualmente hablando, con un poco de fuego por allí y otro por allá. ¡Qué bueno que el Espíritu Santo está poniendo más fuego cada año que pasa! A principios del siglo XXI Dios conmoverá otra vez no sólo una parte de la Tierra con su Espíritu, sino que todo el planeta conocerá de un derramamiento sin precedentes del Espíritu Santo.

 


RELATED POST

COMMENTS ARE OFF THIS POST