READING

La predicadora que compitió con hollywood

La predicadora que compitió con hollywood

Aimee Semple Mcpherson, cautivó a las masas con sus mensajes como evangelista

  • Sus famosas predicaciones atraían a gente de la industria del espectáculo que nunca antes habían pensado entrar a una iglesia, pero llegaron a escuchar el mensaje de salvación.
  • Comenzó a buscar consejo de Charlie Chaplin sobre producciones artísticas y con el pasar de los años desarrollaron una inusual amistad.

 

Aimee Semple McPherson fue una de las mujeres más glamorosas de los años 20 y pionera entre los predicadores del evangelio pentecostal. Para Aimee, la recreación de pasajes bíblicos mediante obras teatrales, pedir consejos de actuación a Charles Chaplin, e incluso desaparecer misteriosamente, formaron parte de su repertorio para difundir su mensaje.

Semple nació en una granja en Ontario, Canadá, en 1890. Fundó la Iglesia Cristiana Cuadrangular, que actualmente cuenta con 8 millones de seguidores en más de 144 países del mundo. De joven conoció a un predicador pentecostal irlandés llamado Robert Semple con quien terminó casándose. Al poco tiempo emprendieron un viaje como misioneros a Hong Kong, que culminó en desastre, pues ambos contrajeron malaria y su esposo murió, dejándola embarazada.

Cuando regresó a Estados Unidos Aimee era otra mujer. Sintió una necesidad de predicar y recorrer el país llevando el evangelio. «Era una oradora fascinante», cuenta su biógrafo Matthew Sutton. «Sabía cómo utilizar trucos dramáticos para atraer a la audiencia y comenzó a ser muy popular, pero lo que de verdad la hizo captar a las masas fue la habilidad de sanar a los enfermos imponiendo sus manos», explica Sutton.

Luego contrajo matrimonio nuevamente, pero la unión con Harold McPherson no duró mucho. La ascendente fama de Aimee fue demasiado para él. Divorciada y con un creciente grupo de seguidores, en 1923 decidió construir una sede permanente para su movimiento religioso en el vecindario Echo Park, en Los Ángeles, Estados Unidos.

La iglesia, llamada Angelus Temple, tenía un escenario en el centro. «Contrataba actores, los mejores diseñadores de la ciudad, los mejores vestuaristas, maquilladores y técnicos de iluminación para montar impactantes producciones dramáticas», relata el biógrafo Matthew. La biblia cobraba vida frente a los asistentes. «Era el mejor espectáculo de la ciudad», comenta, Steve Zeleny, archivista del templo.

Fue entonces cuando comenzó a buscar consejo de Charlie Chaplin sobre producciones artísticas. Con los años, la predicadora y la estrella de Hollywood desarrollarían una inusual amistad. Luego compró una estación de radio para llegar hasta las casas de sus oyentes. La multitud que asistía a la iglesia eran tan grandes que la fila para entrar daba vuelta a la cuadra.

La misteriosa desaparición

En plena cúspide de su popularidad, sobrevino uno de los episodios más extraños de la vida de Aimee. El 18 de mayo de 1926 la predicadora fue en compañía de su asistente a la playa Venice, en Los Ángeles, para nadar y escribir un sermón. La asistente la dejó un momento para hacer una llamada telefónica en un hotel cercano, a su regreso Aimee ya no estaba.

Llegó la noche y no habían señales de su paradero, muchos de sus seguidores se abalanzaron a la playa para unirse a los desesperados equipos de búsqueda. En el operativo se ahogó un hombre que nadó mar adentro al confundir el cuerpo de dos focas muertas con el de Aimee. Con los días la incertidumbre generó un estado de histeria. «Un periódico local incluso llego a especular que un monstruo marino había sido visto en los alrededores de la playa», contó su biógrafo Sutton.

Luego de su supuesto secuestro, McPherson comenzó a recibir mala publicidad. Su aura de estrella había pasado, algunos pensaron que había sido ese monstruo el responsable de la desaparición. Durante cinco semanas los periódicos compitieron entre sí con diversas teorías para explicar la situación. La gente comenzó a resignarse, y a creer que eventualmente McPherson resucitaría milagrosamente.

Para Jane Shaw, profesora de estudios religiosos en la Universidad de Stanford, el principal legado de McPherson es «combinar una religión conservadora con un medio de comunicación moderno». Su influencia, a través de la emisora de radio, sirvió de referencia para los modernos teleevangelistas en Estados Unidos.

Aimee murió el 27 de septiembre de 1944. Su cuerpo fue encontrado en un cuarto de hotel en Oakland, California, luego de participar en un servicio religioso. Tenía 53 años y por mucho tiempo había sufrido de insomnio. En su organismo encontraron una alta dosis de sedantes. Sus seguidores siempre han rechazado la idea del suicidio.


RELATED POST

COMMENTS ARE OFF THIS POST