15 julio, 2019 2:03 pm
LEYENDO

La Costa Rica que no queremos

La Costa Rica que no queremos

Triste la realidad de Costa Rica dentro de las redes sociales; sin embargo, no es de extrañar el comportamiento de muchos que representa una legítima réplica de la agresividad presente en carreteras, partidos de fútbol y otros espacios.

Empero, un teclado unido a un monitor, generan un elemento que exacerba la situación: las personas no se ven cara a cara. Pareciera que esconderse detrás de un equipo de cómputo está de moda y es más sencillo ofender de esta manera, que cuando podemos contar con elementos de comunicación no verbal como gestos, señas y tono de voz.

El enfrentamiento político-ideológico de los últimos años en el país, ha provocado tristemente, que la peor faceta de muchos se deje ver. ¿Es acaso valorable una opinión que se esconde detrás de un nombre falso, imágenes sacadas de Google, llena de insultos y palabras soeces?

La Biblia enseña, que de “la abundancia del corazón, habla la boca”; hoy en día yo diría, “de la abundancia del corazón habla nuestro Facebook, Instagram y Twitter”, los muros y perfiles son simplemente, un reflejo de nuestra condición interna.

La política y las redes sociales no son un escape a las frustraciones, ni la forma más sabia de dejar salir el enojo por las áreas que no están caminando como deseamos. No es posible continuar lanzando veneno por este medio, sin medir los efectos tan adversos que pueden generar en las familias, amistades y sobre todo en la nación costarricense.

Al tico no le enseñan desde niño a debatir correctamente, no aprende sobre su derecho de opinar diferente al otro y poder comunicar esas ideas, junto con la responsabilidad que cargará por sus palabras. No aprende, desde temprana edad, que no siempre se tendrá la verdad absoluta y que si otra persona piensa diferente ¡está bien!

La Costa Rica que no queremos, se refleja en todo aquello que nos aleja del buen corazón del tico, el del ¡pura vida!, siempre dispuesto a extender su mano al extranjero y ayudar a otros; el que a todo le encuentra chiste y de las cenizas, logra construir. Es esa, la Costa Rica, que debemos recuperar.

Valeria Campos Quesada

The following two tabs change content below.
Valeria Campos

Valeria Campos

Periodista El Camino

COMMENTS ARE OFF THIS POST