Valores

Proverbios 13;24

» El que detiene el castigo, a su hijo aborrece.  Más el que lo ama desde temprano lo corrige.«

Es inevitable que el tiempo corra, y que sucedan cambios que absolutamente no se pueden detener, pero lo que sí se puede transformar es la cultura antigua a los tiempos actuales.  Haciendo memorias, no pude evitar que mis ojos se llenaran de lagrimas y mi corazón de vergüenza delante de Dios, por lo que pude comparar de una Costa Rica hace unos cincuenta años a la actual y me pregunte: ¿Qué paso con los valores?

La enseñanza de nuestros padres, abuelos de aquellos maestros que nos marcaron y dejaron un legado.  Recordé que en esos años nuestro idioma decía ¡buenos días¡ ¡muchas gracias¡ ¡con permiso¡ etc.  El adulto era un símbolo de respeto, nuestros maestros los segundos padres porque nos enseñaron que la escuela era la segunda casa, la reprensión de los padres formaron en nosotros ciudadanos que de la escuela se salía al cafetal a ganarse el salario de sol a sol y sin perder tiempo. 

Nunca fuimos carga para los padres, todo lo contrario, ellos contaban con nuestra ayuda teniendo muy pocos años ¿Qué se hizo mi terruño?  Hoy se pierden las cosechas porque los padres se convirtieron en cómplices de la vagancia de sus hijos, y en los hogares dolorosamente se respira el irrespeto.  Los padres obligados a sostener jóvenes vegetales que solo reaccionan positivamente al pecado. 

La impotencia de los padres sustentada por ellos mismos y la Biblia dice que el padre que ama a su hijo lo disciplina ¿se perdió también el amor?  Es inentendible como los padres sostienen hijos inútiles, ni como los jóvenes pueden sentirse bien comiendo lo que no se han ganado. 

Lo preocupante es que La Palabra no cambia y si no se estorba al pecado de los hijos, esos padres aparte de la vergüenza del mal trabajo, olvidan que tienen que ir a dar cuantas, a Dios, por lo que no formaron correctamente, porque el suicidio y la drogadicción están haciendo tantos estragos, porque los padres perdieron la visión de lo que significa RESPONSABILIDAD, los deberes los reclaman quienes no se los han ganado, y los derechos los obtienen quienes no han trabajado.  ¿Que será de los hijos de esta generación equivocada? 

El pecado ya no lo ven como pecado, porque los mismos hogares han renunciado al derecho de ver familias integradas bajo el temor a Dios.  Ahora la integridad y santidad se le llama antigüedad y se equivocan, porque lo anticuado guardaba respeto hacia los padres y diferentes autoridades.  El hogar perdió lo hermoso de la oración en familia, el convivio, ahora es la tecnología quien reúne al joven y aun al adulto consigo mismo, hablan solos. ¿Donde dejamos a Dios?,

¿Dónde quedo la comunión familiar?  Papá, mamá ser comprensivos y responsables no es darle a los hijos todo, sino enseñarlos a respetar a Dios y luchar ganando el sustento con el sudor de su rostro.  El tiempo lo hicimos cambiar, pero La Palabra y Dios es el mismo hoy, ayer y por lo siglos de los siglos… Amen

The following two tabs change content below.
Cecilia de Caicedo

Cecilia de Caicedo

Pastora del Ministerio de Consejería Muralla de Fuego
✆ 8865-5769 / 2257-3668
Cecilia de Caicedo

Últimas publicaciones de Cecilia de Caicedo (ver más)


✆ 8865-5769 / 2257-3668

COMMENTS ARE OFF THIS POST