Una Visión del Presente

Este es sin duda un año para la oración. Un año para la búsqueda. Un año para la confianza.

Descripción de la Realidad

Isaías 6:1a  “En el año que murió el rey Uzías…”

Después de haber superado la etapa de los patriarcas, de los jueces, perder al rey, en medio del continuo levantamiento de reyes buenos y malos, equivalía a perder el símbolo representativo en el cual se podía depositar la confianza natural. Confiar en el rey y perderlo equivale a la mismísima actitud de tantas personas que hoy por hoy han depositado toda su confianza en los procesos políticos a fin de tener una casa, la formación integral de sus hijos, tener un buen estado de salud, alcanzar sus anhelos profesionales, conseguir un buen empleo o tener un buen proyecto de vida.

La verdad es que la gran mayoría de las veces el Estado te dará algo, pero difícilmente te dará lo mejor. Así que siempre sentirás que los gobiernos, y la vida misma, no han sido justos contigo creándote así una sensación de descontento, de irrealización e inconformidad, que pondrá delante de ti dos caminos: 1) permanecer en la senda natural, que es por lo general lo que en un país tercer mundista la gente suele hacer o 2) tomamos una actitud diferente de frente a los desafíos de la vida.

De frente a su propia realidad, el profeta Isaías recibe tres visiones poderosas que determinan el curso de su vida y ministerio.

Una Visión Correcta de Dios

Isaías 6:1b “vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y sus faldas llenaban el templo”.

Es la visión del El Eliyón, del Dios Altísimo, del Dios cuyo nombre es sobre todo nombre. Su visión incluye una revelación de la realidad sobrenatural que acompaña la sola presencia de Dios, de Su Santidad inherente, y de la manifestación poderosa que se genera en la interacción de esa presencia con los aspectos relevantes del mundo natural, representados en este caso por el Templo del Señor cubierto por Sus faldas.

Una Visión Correcta de la Realidad

Isaías 6:5 “Entonces dije:!!Ay de mí! que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos.”

La realidad es que, si vamos a buscar soluciones reales, soluciones efectivas y permanentes, necesitamos una valoración introspectiva de nuestra propia condición. Un hombre inmundo de labios equivale a un hombre inmundo de corazón porque de la abundancia del corazón habla la boca. El corazón representa la esencia misma de la naturaleza humana y el profeta percibe por el espiritu que tan solo la gracia divina es eficaz en el trato directo con este aspecto de la vida.

Una Visión Correcta de la Tarea

Isaías 6:8,9 “Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí yo: Heme aquí, envíame a mí.9 Y dijo: Anda, y di a este pueblo: Oíd bien, y no entendáis; ved por cierto, mas no comprendáis.”

Cuantas veces nos pasamos la vida vegetando a la manera de los demás. Haciendo lo que Dios no nos ha enviado hacer. Cumpliendo con lo que consideramos nuestra responsabilidad sin una mayor dirección acerca de esa tarea mas que nuestra propia apreciación de lo que creemos, o simplemente nos fue transmitido, como la forma correcta de cumplir con el propósito divino.

En verdad se vuelve imperante la necesidad, al día de hoy, y cuando muchas cosas no han salido como nosotros esperábamos, esta triple visión y revelación divina en el entendimiento de las cosas.f

Bendiciones para todos.

The following two tabs change content below.
Francisco Jiménez Cruz

Francisco Jiménez Cruz

Pbro. Iglesia Metodista de Ciudad Quesada
Francisco Jiménez Cruz

Últimas publicaciones de Francisco Jiménez Cruz (ver más)


RELATED POST

COMMENTS ARE OFF THIS POST