UNA PIEDRA EN EL ZAPATO

No puedo imaginarme la terrible incomodidad de andar una piedra en el zapato, pero lo que si tengo claro es que este es uno de los dichos preferidos de mi madre, no sé con exactitud que signifique para usted que lee este blog, pero para ella significaba una persona insistente o molesta, una persona que más que ser una agradable compañía era una verdadera molestia. Tengo muchos recuerdos de mi niñez en torno a este dicho, recuerdo cuando yo insistía por un dulce o por un permiso y ella me decía: no seas como una piedra en el zapato.

Nunca me ha pasado, de manera literal nunca he tenido una piedra en mi zapato y si me sucediera, definitivamente lo más inteligente seria quitarse la piedra y simplemente continuar, en la vida natural quitar una piedra del zapato es muy sencillo, es tan fácil que podría hacerlo con los ojos cerrados, pero en la vida espiritual o emocional no es tan fácil e implica que seamos determinados y que tengamos el carácter preciso para tomar dicha decisión.

Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que yo te mostrare.

Génesis 12:1

La historia de Abraham inicia con una orden divina demasiado clara y explícita, Dios le dice a Abraham que se vaya de la casa de su padre, que le iba a dar una nueva tierra, evidentemente Dios tenía un plan con Abraham, pero lo necesitaba solo, alejado de algunos lugares y personas. Abraham no era cualquier persona, uno de los más grandes propósitos de la Biblia iniciaba a través de él y debía hacer todo de la forma correcta, esto incluía el alejarse de su familia y dejar muchas cosas atrás para empezar la historia que Dios tenía para él, pero ocurre algo interesante unos versículos más adelante.

Y se fue Abram, como Jehová le dijo: y Lot fue con él. Y era Abram de edad de setenta y cinco años cuando salió de Harán.

Génesis 12:3

No se sabe cómo o porque, pero lo cierto es que Lot siguió a Abraham, de algún modo se enteró de que Abraham se iba y decidió ir con él, evidentemente Abraham no opuso resistencia y permitió que Lot lo acompañara, Lot no era parte del plan, su nombre no aparecía en la palabra que Dios le dio a Abraham, simplemente se metió en el zapato de Abraham sin que nadie lo invitara, había una poderosa promesa, había un hermoso plan que no involucraba a Lot, ¿Cuantas personas se meten en nuestras vidas cuando ven que estamos siendo bendecidos? ¿Cuantos desean aprovechar una Palabra del cielo que pesa sobre ti para ser parte de eso? no conozco las motivaciones de Lot, pero si tu lees la promesa que Dios le da a Abraham es demasiado poderosa, Dios está levantando una nación a través de él, Lot no quería perder aquella bendición, el problema es que Lot no era parte de aquella promesa, hay bendiciones que tú debes compartir con otros, pero hay bendiciones que son solamente tuyas, hay proyectos que tienes que iniciar junto a algunos de tus amigos, pero hay momentos donde Dios está hablándote a ti y solamente a ti, conocer esta diferencia es de suma importancia.

La piedra en el zapato de Abraham al principio no molestó, al principio fue normal, quizás un poco incómodo pero iban hacia adelante, sin embargo poco a poco mientras Dios bendecía a Abraham y este crecía de acuerdo  a la bendición del cielo que pesaba sobre él, la macabra intención del corazón de Lot empezó a salir. Cuenta la Biblia que la tierra ya no era suficiente para las posesiones que tenían Abraham y Lot, no cabían los dos en la misma tierra. ¿Sabe usted porque la tierra no era suficiente? Porque Dios había provisto tierra para Abraham y sus ganados pero no para Lot, no porque Dios era malo, tampoco porque Dios no tenía nada para Lot, simplemente aquella era la bendición de Abraham, no la de Lot. Debido a aquella situación los pleitos iniciaron, la piedra empezó a chimar en el zapato de Abraham, la incomodidad creció, porque toda alianza incorrecta terminara provocando terribles pleitos e incomprensiones, hubo un tremendo problema que llevo a Abraham a tomar la decisión que desde el principio debió de tomar, sacar la piedra de su zapato.

Obviamente el corazón de Lot no era como el de Abraham, la evidencia de sus acciones dejo sacar su verdadero rostro, porque no es cuando empiezan las relaciones que conocemos el corazón de la gente, es cuando terminan, es ahí cuando sabemos todo lo que tenían oculto, lo que nunca dijeron y las razones por las cuales estaban.

Abraham pide a Lot que elija la tierra y de manera descarada y sin vergüenza elije la mejor tierra dejando a Abraham la peor parte, olvidó que esa no era su promesa, esa no era su bendición y que él no era parte del plan, se sintió dueño, se dejó engañar por sus ojos y tomo la ventaja, Dios lo había bendecido por causa de Abraham y ahora se sentía en la capacidad de elegir la mejor parte, que terrible actitud, que increíble situación, la piedra del zapato era grande y estaba doliendo profundamente en el zapato de Abraham.

Como se parece esta historia a la vida real, como hay tantas personas tratando de aprovecharse de tu bendición, pero detente por un momento y observa detenidamente la actitud de Abraham, él no se preocupa porque Lot haya tomado la mejor tierra, él sabe que su bendición no está en manos de Lot, él sabe que su bendición está en manos de Dios, llevo la peor parte, pero Dios sabe recompensar a aquellos sobre los cuales hay una poderosa promesa. No te preocupes, tu bendición está segura, las promesas que Dios ha hecho a tu vida aún están vigentes y El hará lo que ha prometido. Lot se fue llevando la mejor parte pero Abraham se quedó con el dueño de las promesas y esa es tu garantía, mantener tu corazón al lado de aquel que es capaz de hacer realidad cada una de las promesas que ha hecho a tu vida.

Y Jehová dijo a Abram, después que Lot se apartó de él: Alza ahora tus ojos, y mira desde el lugar donde estas hacia el norte y el sur, y al oriente y al occidente.

Génesis 13:14

Sacó la piedra de su zapato, ahora sí, de aquí en adelante podía  caminar libre, sin problemas, una vez que Lot ya no estaba la verdadera bendición tomaba lugar, Dios esperó hasta este momento para hacer saber a Abraham lo que realmente le iba a dar. Muchas de nuestras bendiciones son detenidas por estar en alianza con las personas incorrectas, muchas piedras en el zapato pueden afectar nuestro caminar, muchos planes del cielo deben ser detenidos mientras sacas la piedra de tu zapato, toma en cuenta que el año 2019 está por terminar, debería de ser una determinación en tu corazón empezar el año 2020 sacando la piedra o las piedras de tu zapato, no empieces el año cargando con gente que Dios no puso en tu camino, prepara tus zapatos y libéralos de piedras porque el otro año te vas a acelerar y la piedra te podría retrasar, estorbar e incluso causar mucho dolor si no la quitas a tiempo.

Empieza 2020 con tus zapatos nuevos y preparados, correremos hacia la victoria y nada ni nadie nos podrá detener, que se quiten las piedras y que tus pies estén listos para el nuevo camino que Dios ha preparado para ti.

Que Dios te bendiga y que Él haga muchos milagros en tu vida.

The following two tabs change content below.
Cinthya Araya

Cinthya Araya

Iglesia Tierra de Milagros
Cinthya Araya

Últimas publicaciones de Cinthya Araya (ver más)


Iglesia Tierra de Milagros

COMMENTS ARE OFF THIS POST