Transformación por la Palabra

Vemos la maravillosa transformación de la oruga en mariposa, hay que poner en práctica la Palabra para que haya transformación (La Palabra escrita, oída, revelada y activada) Hebreos 4:12. La Palabra nunca nos deja pasivos, porque tiene el poder transformador. La Palabra ungida es la que cambia, la que llega a nuestro espíritu, trae transformación a nuestras vidas y rompe los paradigmas que hemos traído de antes.

La Palabra Apostólica y Profética renueva el espíritu de nuestra mente, para ser transformados. El arrepentimiento es la actitud de un cambio de mente, de forma de pensar, para cambiar la forma de vivir. Cristo es la vida, y la vida es algo que sólo la da Jesús a través del Espíritu Santo.

Somos un espíritu con Dios, porque Cristo nos escogió y nos ha unido a Él y entonces comienza un proceso para cumplir los planes que Él tiene para nuestras vidas. Dios no consiente nada que vaya a venir a nuestra vida para destrucción, mientras estemos en el proceso de cumplir el propósito Él nos libra de la muerte, mientras estemos en el propósito, éste nos preserva de la muerte y el dolor.

El que nos envió tiene un llamado, una asignación, un oficio preparado para nosotros desde antes de la fundación del mundo. No nos eligió el hombre, sino Dios y Él nos hizo a su imagen y semejanza. La revelación de la verdad de Dios que nos hace libres.

Lo que declaramos es muy importante, lo que sale de nuestra boca tiene mucho poder. Noé maldijo a su hijo Cam “Maldito sea Canaán; siervo de siervos será a sus hermanosGénesis 9:25. Esa maldición perdura hasta el día de hoy, la maldición continúa y la tierra es maldita.

Hay un capítulo de un libro que se titula: “Quéjese y quédese caído, alabe a  Dios y levántese”. Jesús mismo dio una orden directa a los discípulos: “Jesús respondió y les dijo: No murmuréis entre vosotrosJuan 6:43

Andar quejándose es un error, es una forma de conversación perversa que causa problemas y abre las puertas al enemigo, es un pecado y una forma de hablar que trae dificultades a las vidas. La boca es una puerta, hay que confesar lo que se cree con la boca, si por ella sale murmuración y queja, se le están abriendo las puertas al enemigo. Las palabras no son inocentes, las palabras tienen poder. La boca es una puerta para bien o una puerta para destrucción. Las personas se conocen por lo que hablan, porque de la abundancia de lo que más habla es lo que hay en su corazón, antes de ser palabra en la boca fue un pensamiento en la mente. Por ello se deben cambiar los pensamientos para que cambiando la manera de pensar, cambie la manera de hablar.

Lo que se habla delata lo que se piensa, el nivel de pensamientos de una persona se manifiesta por lo que habla. “Cuando yo era niño, hablaba como un niño, pensaba como un niño, juzgaba como un niño; más cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño…..Hermano, no seáis niños en el modo de pensar, sino sed niños en la malicia, pero maduros en el modo de pensar”      1ª Corintios 13:11, 14: 20.

La mente se tiene que convertir a Cristo y ser renovada conforme a Su Palabra. Efesios 4:23

La queja y la Murmuración                                                                                      “La muerte y la vida están en poder de la lengua, y el que la ama comerá de sus frutos” Proverbios 18: 21

Las palabras nunca son inocentes.

El día siguiente, toda la congregación de los hijos de Israel murmuró contra Moisés y Aarón diciendo: Vosotros habéis dado muerte el pueblo de Jehová…Y Jehová habló a Moisés, diciendo Apartados de en medio de esta congregación, y los consumiré en un momento….el furor ha salido de la presencia de Jehová; la mortandad ha comenzado….y he aquí que la mortandad había comenzado en el pueblo y él puso incienso e hizo expiación por el pueblo y se puso entre los muertos y los vivos y cesó la mortandad. Y los que murieron (por murmurar) en aquella mortandad fueron catorce mil setecientos, sin los muertos por la rebelión de Coré”. Números 16:41-50 

Las Palabras de murmuración y quejas tienen poder para destruirte, en           1ª Corintios 10:10 nos dice Pablo “Ni murmuréis, como algunos de ellos murmuraron y perecieron por el destructor”.

Pero un Padre nunca quiere el mal para sus hijos, y Dios como buen Padre, nos hace  pasar por el proceso que él ha planificado que debemos pasar para que el propósito se cumpla en nuestras vidas.

Los israelitas hablaban muerte y se murieron, cuando una persona maldice, tiene la maldición en su corazón. Porque las palabras activan el mundo espiritual y las palabras de murmuración tienen un poder negativo.

En las muchas palabras no falta pecado, más el que refrena sus labios es prudente”. Proverbios 10:19

La murmuración trae destrucción “El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir, yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia”. Juan 10:10.

Las malas palabras que salen de tu boca afectan a los que tienen que escucharlas alrededor.

Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia (transmitir la gracia de Dios) a los oyentesEfesios 4: 29. Ningún lenguaje sucio, ni corrompido, ni una mala palabra debe salir de mi boca, incluyen la queja y la murmuración que contamina y no edifica. Murmurar y lamentarse contaminan otras vidas, es como maldecir a Dios, contaminar es envenenar “Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura os estorbe y por ella muchos sean contaminadosHebreos 12.15. La mejor manera de no contaminarse es estar agradecidos. La lengua puede producir salud o enfermedad.

Las palabras activan el mundo espiritual y las palabras de murmuración tienen un poder negativo.  En Génesis 1 dice que el Espíritu de Dios se movía sobre las aguas, hay vida y esperanza donde hay agua (símbolo de la Palabra de Dios). La Palabra trajo orden y creó porque la Palabra insemina el mundo espiritual  y produce fruto.

La mala lengua envenena el futuro, pero también el presente, el corazón de una persona que murmura y se queja, está enferma. Las palabras pueden afectar al cuerpo y abrir puertas a la enfermedad  “más la perversidad de ella es quebrantamiento de espírituProverbios 15:4, contagia y abate el espíritu, mientras que una mente y un corazón apacible traen buena salud, pero lo que es antagónico como envidia, celos, ira pueden destruir el cuerpo.

La mayoría de la gente que se queja está amargada por algo y no tienen un corazón calmado y apacible. La alabanza y la gratitud liberan poder y sanidad física. Es una buena disciplina pasar tiempos regulares de calidad con la Palabra que es medicina a tu cuerpo y con la alabanza que libera poder. La alabanza y la acción de gracias abren la puerta a la vida.

Hay un tremendo poder en la acción de gracias “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de graciasFilipenses 4:6. El antídoto contra el veneno de la queja es la acción de gracias.

Invocar a Dios desprende alabanza, una vida llena de acción de gracias es una vida en poder. No existe en la queja un poder mayor, sino más bien un poder negativo y destructor. No aflijas al Espíritu Santo “Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes y no contristéis al Espíritu Santo de Dios con el cual fuisteis sellados para el día de la redención. Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia y toda maliciaEfesios 4:29-30.

Debemos cuidar la atmosfera interior, lo que nos decimos a nosotros mismos, lo que decimos de los demás.

Necesitamos acallar, quitar autoridad espiritual al auto dialogo negativo porque esto termina en veneno y en muerte.                                                                   Hay que cancelar toda palabra incorrecta, cuando se murmura se esta moviendo al destructor y dando legalidad para que venga a destruir. Debemos callar si no vamos a decir algo constructivo, no hay que soltar por la boca cualquier cosa, hay que refrenar los labios. La murmuración contamina y envenena y destruye la alegría. Nuestra lengua va a dar la evidencia de quienes somos.

Declara la Palabra de Dios

La Palabra de Dios es un arma que rompe la iniquidad. Un arma de guerra para recibir restauración, para romper el poder de la maldición.

La Palabra leída: 2º Corintios 3:14-16. Tienen un velo puesto, no entienden la Palabra.

La Palabra memorizada: Ezequiel 18: 26-32; Hebreos 4:2. No produce efecto sino va acompañada con Fe.

La Palabra revelada: Trae entendimiento, descorre el velo. Logra entender.

La Palabra activada: Revelada, trabaja para alcanzar lo que estoy recibiendo (asimilar, interiorizar). Trae restauración financiera y familiar. Tiene poder liberador. La Palabra se activa en mí.

La Palabra es Cristo mismo. Juan 1:1. La Palabra dispara la fe. La fe viene por oír. Hebreos 11:3.

https://www.nuevageneracion.es
https://www.facebook.com/silviademuratore

The following two tabs change content below.
Silvia de Muratore

Silvia de Muratore

Apóstol Iglesia Nueva Generación
Silvia de Muratore

Últimas publicaciones de Silvia de Muratore (ver más)


RELATED POST

COMMENTS ARE OFF THIS POST