14 octubre, 2019 10:15 am
LEYENDO

Tiempo de Irrumpir por tu Milagro

Tiempo de Irrumpir por tu Milagro

Estamos finalizando un año, un ciclo, una temporada en nuestras vidas. Es el tiempo donde comenzamos a reflexionar por lo alcanzado y lo no logrado. Y donde muchas veces ya nos resignamos a lo que no fue. Dejamos a la deriva de las circunstancias los resultados cuando en realidad, en muchas ocasiones, sólo necesitamos posicionarnos y arrebatar lo que nos pertenece como Hijos de Dios y herederos de sus Promesas.

La palabra “irrumpir” vino a mi espíritu en este tiempo, y tiene que ver con el poder que tenemos como seres no sólo naturales sino espirituales, para cambiar los ambientes y las circunstancias, por ende el destino de las cosas.

Por ello es vital que no nos amoldemos a lo que la corriente y el sistema nos quieren imponer, que es que ya está terminando el año, ya lo que no cambio no va a cambiar y sentarte a esperar a que llegue el nuevo año con vísperas de que todo va a acontecer por un golpe de suerte.

Recordé el pasaje de la mujer cananea, quien tuvo la capacidad de irrumpir el ambiente, el tiempo, el que dirán y provocar su milagro, con todo en su contra. Mateo 15:21-28

Una mujer cananea, era una mujer pagana de ese territorio, tenía a su hija endemoniada. Ya desesperada sin encontrar respuestas en todo lo que su cultura y sistema de vida le ofrecía, decidió buscar a Jesús. Y lo hizo de una manera determinada, hasta podría decirse atrevida… Pues dice que vino a donde estaba Jesús con “clamor”… se aparece buscando  a Jesús con un clamor para que El librara a su hija de ese mal espíritu. v. 22. Ella decía  “Señor, Hijo de David, ten compasión de mí: mi hija es atormentada por un demonio”.

La Palabra dice que Jesús hizo silencio. Así quizás puedes sentirte cuando ante una situación, problema o circunstancia que necesitas cambiar no obtienes respuesta. Lo que debes entender es que muchas veces en su silencio Dios está probando tu corazón, tu determinación de seguirle; está probando tu permanencia y tu fe. Esta mujer estaba sumida en muchas cosas que no provenían de Dios como la hechicería, idolatría y seguramente muchas más, al no tener a Jesús como centro de su vida. Lo que Jesús en su silencio estaba diciendo es: ¿Estas realmente dispuesto a seguirme, a reconocer que de mí vienen los milagros, la solución? ¿A reconocer que yo soy el camino, la verdad y la vida? Es ahí donde Dios prueba el corazón, para ver si lo que estás buscando es: solo la salida o… “El camino de bendición para tu vida”.

Vemos luego que los discípulos le piden a Jesús que la atienda porque los molestaba…v.23. “Entonces acercándose sus discípulos, le rogaron, diciendo: Despídela, pues da voces tras nosotros” Esto nos muestra que la mujer era ferviente. El significado de Fervor es el entusiasmo o ardor con que se hace algo. ¿Cómo oras? ¿Cómo demuestras tu Fe?.

Aquí entendemos que debemos ser fervorosos y valientes para que Jesús se detenga, escuche nuestra petición, y desate el favor que estamos esperando.

Tu fe determina el curso de las cosas. La fe ferviente es  la que se opone a las circunstancias, al curso incorrecto de las cosas, es la que Irrumpe con lo sobrenatural.

A veces todo indica que no es el tiempo v.24. “El respondiendo, dijo: No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel”. Hasta Jesús anunció que no estaba en tiempo de anunciar el evangelio a los gentiles sino a la casa de Israel.

Jesús no respondía, los discípulos estaban molestos y a pesar de que ella seguía insistiendo, Jesús termina diciéndole que no era digna de tomar de la herencia de los Hijos de Dios.

v. 26. “Respondiendo él, dijo: No está bien tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos”.

Esta mujer no sólo fue determinante, no sólo fue fervorosa sino que fue humilde, fue maravillosa su respuesta:

v. 27  “Y ella dijo: Sí, Señor; pero aun los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos”

 La fe ferviente y tu actitud de humildad ante el Dios de todo lo creado, irrumpe y marca el destino de lo que estas anhelando. Esta mujer supo reconocer con humildad que su milagro solo podía provenir del Salvador, tuvo un quiebre en su vida que le reveló que en otro lado no hallaría lo que ella estaba necesitando. Hubo reconocimiento y honra hacia quién era Jesús. Otro en su lugar sin esta revelación se hubiese ido de ese lugar creyendo que no era merecedor de nada… o cuestionando a Jesús.

La mujer reconoció a Jesús como su Amo… por eso todo cambió para ella. Ya no era extraña para Jesús, el Espíritu de adopción la hizo heredera digna de las promesas del Reino de los Cielos.

Las migajas nos demuestran con lo poco que Dios pudo desatar un milagro… Por eso no mires lo que eres o tienes hoy, póstrate a los pies de Jesús, determínate a seguirle, despojarte de lo que hasta aquí no te sirvió, y clama por tu milagro. Tu entrega, tu fe ferviente y humilde desatará lo que estas necesitando en tu vida, familia, finanzas, ministerio, etc.

 Si esta mujer, apartada del Señor antes de su milagro, pudo doblegarse e “irrumpir” el ambiente y circunstancia por la determinación en su corazón a cambiar, cuánto más puede hacer Dios en tu vida si estas en su camino… El año aún no ha terminado sigue clamando y creyendo por tu milagro y lo que esperas… Captarás la atención del Señor y tu respuesta vendrá…

v. 28  “Entonces respondiendo Jesús, dijo: Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora”.

¡Es el Tiempo de que te levantes e irrumpas los ambientes en el nombre de Jesús! Clama por la sanidad, por la bendición, por la restauración, la liberación

¡La respuesta viene!.

Te bendigo

The following two tabs change content below.
Alejandra Fochesatto

Alejandra Fochesatto

Pastora Ministerio Internacional Abriendo Caminos a las Naciones
Alejandra Fochesatto

Últimas publicaciones de Alejandra Fochesatto (ver más)


PUBLICACIONES RELACIONADAS

COMMENTS ARE OFF THIS POST