11 agosto, 2020 10:30 am

Soy Libre

Dios desea que experimentemos una vida plena. Quien nos roba esa posibilidad y ata nuestra existencia con problemas emocionales, físicos y espirituales, es nuestro adversario Satanás. El Señor conoce esa situación y en Jesucristo nos ofrece la posibilidad de ser libres. Basta que tomemos la decisión y nos volvamos a Él. Jesús rompe las ataduras y nos hace libres… La estrategia del enemigo es entorpecer el plan de Dios para que experimentemos una vida plena (Juan 10:10)

Hay  formas relevantes como nuestro enemigo espiritual nos aparta de Dios: afanes, ansiedad, cargas en nuestro espiritual, falta de perdón, espíritu envenenado, dolor, emociones inestables, acusaciones de las personas que nos rodean, sensación de condenación, pecado y patrones de iniquidad.  Las maldiciones, el legalismo y la superstición son tres poderosas herramientas en manos del enemigo para afectar nuestra mente y evitar que la verdad nos traiga libertad (Juan 8:31, 32)

“Necesitamos recordar que la liberación no es solo dejar libres a las personas de las fuerzas demoníacas; es también llevar a las personas a un lugar de liberación de tal manera que los procesos de la vida de Dios comiencen a fluir a través de ellos y comienzan a operar en la vida, no en la muerte…

El enemigo ata a través de estas herramientas para alejar a las personas de la liberación de Dios.  (Juan 14:30)

El enemigo logra afectar procesos de pensamiento. (Proverbios 4:23)

El Evangelio de Jesucristo contempla sanidad y liberación Las Buenas Nuevas del Evangelio van de la mano con la liberación espiritual. (Lucas 9:1, 2)

Podemos movernos en la misma dimensión de autoridad y poder que lo hizo el Señor Jesús, y como lo prometió Él, aún hacer obras mayores (Juan 14:8-12)

“Jesús esperaba que sus discípulos, incluyéndonos hoy a nosotros, obremos en su autoridad; y nos dio el mismo Espíritu Santo quien le otorgó poder, de tal forma, que hagamos las mismas obras que Él hizo… Si Jesús nos ha llamado y nos ha otorgado poder para que hagamos lo que Él hizo mientras estaba en la tierra, nosotros debemos a trabajar bajo Su autoridad”

El poder y autoridad de Cristo en nosotros debe utilizarse para traer libertad a los cautivos emocionales y espirituales (Lucas 4:18, 19). Si nos movemos en la autoridad que Cristo Jesús nos delegó, no hay límites para ministrar en el poder de Dios (Juan 5:19-21). Revisando el origen de la posesión o influencia, en cada persona afectada por posesión o influencia demoníaca, es necesario revisar qué puertas se abrieron al mundo de las tinieblas. Los demonios entran, principalmente, en la etapa de la niñez y cuando se da por abuso sexual o ritual, por acceso a películas de terror, imágenes de monstruos y maltrato físico y emocional, las huellas permanecen en el tiempo.

En Cristo hay libertad y hoy nos corresponde decidirnos por esa libertad.

 

The following two tabs change content below.
Ana Fonseca

Ana Fonseca

Pastora Ministerio Dame La Mano
Ana Fonseca

Últimas publicaciones de Ana Fonseca (ver más)


COMMENTS ARE OFF THIS POST