READING

Sirva a otros mientras espera en el Señor

Sirva a otros mientras espera en el Señor

Todos en la vida pasamos temporadas de espera. De solteros, es posible que tengamos que esperar por un esposo o esposa. Si ya estas casado, andas en busca de tu primer hijo o hija, de una mejor oportunidad laboral. Para todo hay que esperar. Aún cuando vamos a la clínica por una emergencia o por un chequeo médico nos ponen el título de paciente… Hay que esperar el turno!

Todos actualmente tendemos a buscar el botón de automático… Y por eso, muchas veces nos cuesta esperar en Dios. Cuando El tarda en responder no se debe a que Dios sea lento. Para Él un día pueden ser mil años y mil años como un día. (2 Pedro 3:8“Porque mil años delante de tus ojos son como el día de ayer, que pasó, y como una de las vigilias de la noche”. Salmos 90:4. 

Esperar significa tener esperanza.  Si durante la espera, la atención está puesta en nosotros mismos, en nuestras necesidades… Nos volvemos ansiosos y podemos caer en forzar a que las cosas sucedan… Y eso puede ser peligroso!

Antes de que Abraham y Sara tuvieran su promesa en brazos pasaron un tiempo de espera.  Durante ese tiempo no se enfocaron en sus propios sueños, sino en lo que podían hacer por los demás.

En La Palabra encontramos que el Rey Abimelec quiso tomar a Sara como mujer y ante esto Dios responde con esterilidad en sus esposas. Dios le habla en sueños al Rey y él devuelve a Sara a su marido. Ante este acto, Abraham ora por Abimelec y Dios los sana… “Y sus esposas tuvieron hijos”. (Génesis 20:17b)

Abraham y Sara eran estériles en el momento que Abraham oró por Abimelec. Muchos de nosotros nos sentiríamos incapaces de orar en esta situación, pero Abraham siendo estéril oró y Dios respondió a su oración… Y un tiempo después… “Sara concibió y dio a Abraham un hijo en su vejez, en el tiempo que Dios le había dicho”. Génesis 21:2.

Cuando el enemigo nos amenaza diciéndonos que Dios nos ha olvidado y que él está jugando con nosotros al hacernos esperar, podemos adelantarnos y ser la bendición para alguien más. Permitirle a Dios que haga cambios vitales en nuestro corazón, para que nos ayude a ser menos egoístas y más amorosos.

Realice cada acto de servicio con amor y sin esperar nada a cambio. Un día escucharás al Maestro decir: “Bien buen siervo y fiel”. (Mateo 25: 21)

Sé que no es agradable estar en esa temporada de espera, es difícil esperar. Pero servir mientras esperamos puede abrirnos puertas, puede bendecirnos para el avance y para el cumplimiento de lo que anhelamos.

“Esforzaos todos vosotros los que esperáis en Jehová, y tome aliento vuestro corazón”. (Salmo 31:24)

 

The following two tabs change content below.
Andrea Carballo

Andrea Carballo

Pastora - Terapia de Familia Iglesia Oasis
Andrea Carballo

Últimas publicaciones de Andrea Carballo (ver más)


RELATED POST

COMMENTS ARE OFF THIS POST