15 julio, 2019 2:13 pm

SANOS PARA CRECER

Sanar recuerdos, heridas, amarguras, dolor.  La sanidad es muy importante primero por beneficio personal y también para el Cuerpo de Cristo en la tierra (la iglesia). Colosenses 1:18… y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia… Jesucristo es la cabeza, si Él es sano su cuerpo debe sanarse en la tierra, para crecer, desarrollarse y multiplicarse.                                                          

La Iglesia como cuerpo no puede estar descoyuntado sino unido, no resentido, ni dolido sino abundando en perdón y gracia, no en medio de críticas sino en misericordias, sin prejuicios, manifestando su compasión.                                                                                                          

  No olvidemos que la Iglesia, el Cuerpo de Cristo en la tierra, está conformado por hombres y mujeres que llegan a Él con toda una historia y bagaje de experiencias de todo tipo, algunas tan dolorosas y traumáticas que han marcado sus vidas; trayendo derrota, fracasos que van de generación en generación. A eso añadimos las prácticas incorrectas fuera de la voluntad de Dios como el ocultismo, palabras negativas, desobediencia, producto de la ignorancia de Dios, Su Palabra y Voluntad Santa.                                                                                                               

Los hombres y mujeres aceptan la salvación e inician un proceso de restauración, donde el arrepentimiento es prioridad, sin él no puede llevarse a cabo la restauración.

Jeremías profetiza a una desolada Judá, una nación que se encontraba en una situación caótica, nunca había estado peor. Jeremías 33:3 (Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces

La voluntad de Dios era restaurarla, traer sanidad. Jeremías 33:3-6 (He aquí que yo les traeré sanidad y medicina; y los curaré, y les revelaré abundancia de paz y de verdad)                                                                          

La disposición del Creador es amorosa y misericordiosa para brindar una oportunidad para que se arrepientan, lo mismo que en las personas. Restaurar sanando, curando para que sus hijos disfruten de la abundancia de paz y revelación.  Dios atiende al dolor del hombre trayendo descanso de la lucha interior que agota al espíritu. Jeremías 31:25 (Porque satisfaré al alma cansada, y saciaré a toda alma entristecida)                                                                                                                      

Para que haya una genuina restauración debe haber:

 -Remoción de las obras de los hombres y situaciones por las de Dios. Hebreos 12:27.  El sistema actual será reemplazado por (el de Dios) cielo y tierra Nueva. Lo movible será reemplazado por lo hecho por la mano de Dios.  Como en Judá. Jeremías 1:16  

  -Prácticas a dioses extraños: brujería, fetichismo, posiciones, personas, drogas, hechicerías.

 -Obra de sus manos: abandonos, desamparo, declaraciones negativas.                                                           

Restauración es poder, disfrutar de la vida abundante, vida Zoe. Juan 10:10  Lo que Dios restaura: crece, mejora y multiplica, superando el original.Volver lo roto al original. Mateo 4:21 Las redes rotas no son útiles para pescar. Se deben sanar heridas, suturar roturas para ser útiles.                                                                                                              

Venimos llenos de barro, nos arrepentimos y vamos siendo perfeccionados renunciando a lo oculto e incorrecto. Filipenses 1:16.  Debemos pedir al Espíritu Santo que muestre el porqué de ciertas conductas (ira, agresividad, envidia, celos, estancamiento) para recibir la curación especial del Espíritu Santo.  

David en el Salmo 19:2 pedía a Dios que alumbrara los errores ocultos. Las heridas sin tratar se infectan, las amarguras contaminan. Hebreos 12:15-17. Estas heridas producen rencores, resentimientos que acarrean sentimientos de temor, malas relaciones en lo personal, familiar y en el cuerpo de Cristo. 

 Personas excesivamente conflictivas, afligidas, preocupadas, que no disfrutan de esa vida prometida y dada por el Padre. Muchos no pueden evitar la agresión, envidia, ira, tristeza y en un momento lo manifiestan como evidencia de la falta de tratamiento y sanidad. Romanos 7:15                                                                          

El médico divino quiere Sanar y el Espíritu Santo quiere alumbrar y curar para arrancar, desarraigar raíces de amargura. Sus manos como las del alfarero quieren sanar, formar y restaurar. Jeremías18:16                                  

Si no permitimos esa Sanidad, esas heridas se convertirán en llagas infectadas que producirán enfermedades y el atractivo para que los “perros” las laman. Lucas 16:20             

El espíritu de perro son los malos obreros que se aprovechan de los que están heridos para alimentar y desparramar murmuración, burla, calumnias, chismes en contra del Cuerpo.                          

 Recuerda las únicas llagas que pueden curar son las de Cristo. 1º Pedro 2:24. Mefiboset teniendo un destino de gloria, había nacido para reinar; su daño del pasado, su rotura no escayolada y sanada le impedía alcanzar su destino.   Ministrado en su mente por una nodriza, sólo pensaba de sí como un “perro muerto” hasta que el Rey David (cumpliendo su pacto) lo restauró a él y a su casa. 2º Samuel 9:1-13                                      

Tú y tu casa recibirán los beneficios de tu decisión de perdonar, confesar, soltar y arribar a tu Sanidad interna.

The following two tabs change content below.
Silvia de Muratore

Silvia de Muratore

Apóstol Iglesia Nueva Generación
Silvia de Muratore

Últimas publicaciones de Silvia de Muratore (ver más)


COMMENTS ARE OFF THIS POST