18 noviembre, 2019 3:42 am

Quiero ser libertada

Lucas 4.18

Hay muchos creyente que han recibido a Jesús en su corazón; van a la iglesia, son hijos de Dios, tienen al Espíritu Santo y creen que van a ir al cielo, pero aún  tienen heridas profundas en su corazón que los mantienen atados  a su pasado, y  que los hace vivir una vida miserable, no alcanzan a vivir como Dios quiere que vivamos: libres, plenos, en abundancia, llevando un testimonio real de todo lo que Jesús nos ha cambiado. Jesús pago por completo por nuestra salvación y perdón de pecados, nos ofrece una libertad total que tiene que ver con lo que nosotros somos: Espíritu, alma y cuerpo.

Cuando tienes amargura, falta de perdón ataduras en tu pensamiento y conducta por falsos patrones del pasado, temores que frustran tu vida, baja auto-estima, sentimientos de auto-rechazo y menosprecio, presta atención, porque puede ser que todas estas cosas poco a poco te lleven a apartarte de Dios, a producirte enfermedades físicas, mentales, romper todo tipo de relaciones y creer que siempre estás en lo correcto.

La sanidad interior es el plan de Dios para el hombre. Él quiere que seamos verdaderamente sanos y libres.

Esa sanidad no es vivir una vida de remordimientos, quejas, dolor, resignándonos a vivir así, porque creemos que esa es la voluntad de Dios, tampoco es olvidar el pasado y dejar las cosas así creyendo que todo está bien y que aquí no pasó nada. La sanidad interior es un proceso a través del cual un creyente  es liberado, sanado de heridas y traumas del pasado, implica una transformación, renovación del alma, donde se encuentra nuestra voluntad, las emociones, la mente, por medio de la palabra de Dios y del Espíritu Santo.

Todos tenemos un área débil y es por allí donde el enemigo  va a atacar, cada área que requiere ser liberada debe ser enfrentada con la verdad, con valor, decisión, responsabilidad y con la palabra de Dios, no escondas tu verdad, enfréntala, porque eso es como una comida podrida guardada  que huele mal, pero que no sabemos de dónde viene, y  que tarde o temprano va a salir.

Jesús es el único que sana los quebrantados de corazón y da verdadera libertad para servir a Dios y cumplir su voluntad. Una persona que ha sido herida y abusada, siempre tendrá la tendencia de herir y abusar a otros, y si no hace nada al respecto, no saldrá de ese ciclo, trayendo más condenación y dolor a su vida.

El Señor Jesucristo es el único que puede restaurar tu vida y traerte a la libertad, si tan solo tocara el borde del manto del  señor recibirás sanidad.  Hoy te insto a que toques y le busques que ÉL está esperándote para hacerte completamente libre y se feliz. Dios te bendiga!

The following two tabs change content below.
Ana Fonseca

Ana Fonseca

Pastora Ministerio Dame La Mano
Ana Fonseca

Últimas publicaciones de Ana Fonseca (ver más)


PUBLICACIONES RELACIONADAS

COMMENTS ARE OFF THIS POST