14 octubre, 2019 9:44 am
LEYENDO

¿Qué debo hacer entonces?

¿Qué debo hacer entonces?

“¿Qué debo hacer entonces? Pues orar con el espíritu, pero también con el entendimiento; cantar con el espíritu, pero también con el entendimiento”. 1 de Corintios 14:15 (DHH)

Tengo que comenzar diciendo que agradezco y me siento honrado que días atrás recibí un comunicado de invitación para escribir regularmente en este periódico. Lo recibí como una nueva manera para aportar positivamente a todas las personas que llega este medio informativo. En la medida en que me fuera posible hacerlo también para mejorarme a mí mismo considerando que muchas veces he escrito y no siempre lo he hecho público. 

Son ustedes de los que utilizan las RRSS (Redes Sociales)? Son ustedes de las personas que le dan importancia lo que se publica en los distintos medios de comunicación ya sean escritos o audio visuales? Son Ustedes padres de familia? Son ustedes cristianos evangélicos? Son ustedes seguidores de Jesus? Si, pero no intenso; Si a veces pero no tanto; Si; Si por casi 35 años; Si, de Jesús, son mis respuestas en el mismo orden en que están anotadas las preguntas anteriores.

Utilizo solo un par de RRSS considerando que hay tantas en las que uno puede participar y formar círculos de todo tipo. Es casi seguro que ustedes sabrán más de este tema que yo pero en mi caso participo en grupos de amigos, excompañeros del colegio o de universidad, de trabajo, de familia y de familia más cercana, de pareja etc., etc., etc. Por trabajo uso LinkedIn y me ha dado buenos resultados. Para socializar uso Twitter y nunca en mi vida abrí cuenta en Facebook a pesar de lo gigantesca que es. Todavía me comunica utilizando el email tanto en lo personal como en lo corporativo y hoy en día mucho uso WhatsApp.

Teniendo todo esto al alcance dejé de utilizar ver las noticias en la TV cada vez más o debo decir que cada vez menos las veo y los periódicos impresos en alguna medida los pasé a la pantalla digital y solo compro algunos ejemplares específicos como El Camino (y no me pagan por decirlo). Hoy en día vemos como cada vez más en Costa Rica hay una polarización del manejo de la información y algunos medios apoyan abiertamente al Gobierno y otros medios de comunicación son detractores y presentan línea de batalla siendo oposición.

A esto se le suma eso de los “fake news” o noticias falsas (en inglés) que nos debería invitar a ser cada  vez más críticos de lo que leemos y de dónde nos informamos. Soy el quinto hijo de seis en un matrimonio donde papá y mamá se esforzaron por educarnos brindándonos lo mejor posible. Siendo ya mayor de edad tuve un encuentro con Jesus que cambió mi vida y así comenzando por mi madre (qdDg) cada uno de nosotros en casa lo aceptamos como nuestro Señor y Salvador.

Hoy en día soy orgulloso esposo y padre de 3 en donde el mayor ya es universitario, el segundo termina colegio este año y la menor es la mimada con sus escasos 6 años. Es un gran reto sacar la tarea cada día y cumplirla con cada rol que toca ejercer ya sea en casa o fuera de ella. Es un gran reto mantenerse en la brecha, ecuánime y no fallar a veces. Es donde sin duda alguna Jesús siempre nos espera con los brazos abiertos. Simón Pedro Le respondió: «Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna. Juan 6:68 (NBL)

Desde que conocí a Jesús me llamó poderosamente lo que es la oración y me llegó a fascinar la adoración y alabarle. Por este motivo decidí comenzar citando un versículo poderoso en donde nos habla de la perfecta combinación que debe haber entre el espíritu y el entendimiento, entre Dios y nuestra mente cuando oramos.

“No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús”. Filipenses 4:6-7 (NVI)

“Y al orar, no hablen sólo por hablar como hacen los gentiles, porque ellos se imaginan que serán escuchados por sus muchas palabras.” Mateo 6:7 (NVI)

“El Señor está cerca de quienes lo invocan, de quienes lo invocan en verdad.” Salmos 145:18 (NVI)

“Clama a mí y te responderé, y te daré a conocer cosas grandes y ocultas que tú no sabes.” Jeremías 33:3 (NVI)

Y por muchas líneas o páginas más podría seguir citando versículos bíblicos que nos hablan de la oración, de cómo hacerlo por sugerencia divina y de los resultados que esto provocará si lo hacemos con fe.

Han orado por mí y los míos y he sido testigo de milagros. Orando he tenido experiencias profundas con Dios y he visto su mano poderosa actuar en las circunstancias más simples y en las más complejas como ustedes no se lo imaginan. Doy testimonio que orar por las personas da frutos positivos que uno no se puede imaginar y que la respuesta que proviene de Dios es siempre la mejor de todas y es positiva. “Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.” Santiago 1:17 (RVR1960)

Termino diciendo que para quienes tienen hijos de la Generacion Z o Centennial pueda que les pase mucho lo que a mí me sucede y a veces me encuentro desactualizado. Esa brecha provoca diferencias que hay que compartir y que te invitan a aprender para estar al día. Algo que nunca pasa de moda es sentarse a orar con ellos, en familia. Orar es hablar con Dios, les digo siempre. Es como hablar con un amigo.

Acaso a nuestros amigos les decimos lo mismo cuando los vemos? Hasta el saludo es distinto si nos vemos con ellos cada día entonces es aquí donde nos damos cuenta que se necesita orar con el espíritu, pero también con el entendimiento y darnos cuenta de lo que estamos diciendo. A nuestros tres hijos los presentamos en el altar delante de Dios cuando eran bebés y los pastores y la congregación oramos por cada uno de ellos no como un rito si no como un acto de fe y dándole gracias a Dios por cada uno de ellos pidiendo que en ellos haya fruto del espíritu como lo dice Gálatas 5:22

En cambio, lo que el Espíritu produce es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio… a partir de ese momento hemos ido desarrollando todos cómo cantar con el espíritu, pero también con el entendimiento.

No hay duda que tenemos mucho camino por recorrer, para mí, para ellos y para cada uno de nosotros. Los invito a que cada día vengamos a Jesús para orar y para cantar con el espíritu pero también con el entendimiento.

“Jesús le dice: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida: nadie viene al Padre, sino por mí.” Juan 14:6 (Reina Valera (1909)

The following two tabs change content below.
Juan Carlos Andrade Abdo

Juan Carlos Andrade Abdo

Juan Carlos Andrade Abdo

Últimas publicaciones de Juan Carlos Andrade Abdo (ver más)


COMMENTS ARE OFF THIS POST