Propósitos 2018

1 Reyes 7:51  “Así se terminó toda la obra que dispuso hacer el rey Salomón para la casa de Jehová. Y metió Salomón lo que David su padre había dedicado, plata, oro y utensilios; y depositó todo en las tesorerías de la casa de Jehová.”

Ester 5:5  Respondió el rey: Daos prisa, llamad a Amán, para hacer lo que Ester ha dicho. Vino, pues, el rey con Amán al banquete que Ester dispuso.

Salmos 78:8  “Y no sean como sus padres, generación contumaz y rebelde; generación que no dispuso su corazón, ni fue fiel para con Dios su espíritu.”

 “Disponer”… al final… “propósitos” no son más que decisiones. Todos desearíamos que algún aspecto de nuestra vida fuera mejor respecto al año anterior. Lograr alguna cosa a la que siempre hemos aspirado pero que nos elude. Consumar algún sueño latente en nuestro corazón, que siempre a esta altura de las cosas deseamos, que en enero decidimos y que en febrero ya hemos descartado, generalmente por falta de determinación.

Ese trinomio: deseo, decisión y determinación, quizás adolezca de un elemento más, al que bien podríamos llamar “determinación a continuar determinado”. Es fácil desistir, abandonar, en el simplemente sopesar de las cosas en términos de tiempo, esfuerzo, urgencia y compromiso. Como decía una buena amiga: “Salimos a cazar un alce, nos saca de concentración un venado, le disparamos a un conejo y terminamos regresando a caza con un ratón”.

Falta de constancia o perseverancia. Renuncia de todo aquello que demanda esfuerzo y sacrificio. La palabrota esa: “procrastinación”, como siempre decía mi abuela “no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”. Tal vez esos propósitos debieron hacerse a finales de noviembre –jamás!!!, y no a finales de diciembre. Y que involucre un plan por etapas que los mantenga vivos a lo largo de un año que, con el perdón de todos los profetas y motivadores, nunca parece ser más fácil.

Comenzar el devocional familiar, leerse toda la Biblia en un año, involucrarse en alguno de los ministerios de la iglesia, estudiar alguna otra cosa conveniente o satisfactoria, ese viaje que tanto nos gustaría realizar en lo personal, como pareja o en familia. Esa visita o recorrido que ya hemos postergado por años. Esa donación tan generosa que siempre has sentido pero que nunca has hecho.

Que el Señor te conceda los anhelos de tu corazón.

Teléfonos: 2460 4133 o 2460 2822/ 87073726

E-mail: franysile@ice.co.cr

The following two tabs change content below.
Francisco Jiménez Cruz

Francisco Jiménez Cruz

Pbro. Iglesia Metodista de Ciudad Quesada
Francisco Jiménez Cruz

Últimas publicaciones de Francisco Jiménez Cruz (ver más)


RELATED POST

COMMENTS ARE OFF THIS POST