Prioridades correctas

Para mejorar la sociedad debemos empezar por un cambio en las familias. Nada puede reemplazar la familia diseñada por Dios. Este diseño es el que mantiene las familias sanas. Satanás ataca las familias porque son la imagen de Dios en la Tierra. Sin embargo Dios pelea por ellas con un plan que funciona dependiendo del correcto funcionamiento de los miembros de la familia.

Mateo 6:33. Mateo 22:37-39 Dios nos ordena ponerlo a Él primero y después al Prójimo.

Prójimo: Próximo, la persona más cercana a ti. La familia.

Prioriza, primero Dios, luego tu familia y entonces todas las cosas serán añadidas. Éste es el plan de Dios. El enemigo trata de robar la familia poniendo de prioridad las añadiduras, luego la familia y si queda tiempo Dios. Muchos por ir detrás de las añadiduras perdieron todo. No pongas en riesgo lo que es verdaderamente importante. Para cumplir el plan debemos decidir establecer prioridades correctas.

Las prioridades demuestran lo que es de valor para alguien. A todo lo que le quitemos valor quiere decir que no lo merecemos. El amor se evidencia en el valor que yo le doy a algo o a alguien. Génesis 2:24.

Dejar: Dar prioridad al matrimonio antes que a los Padres.

Hay familias dañadas por darle prioridad a otros miembros. Si ayudamos a otros familiares está bien pero sin descuidar el núcleo familiar.  Juan 6:21.

Nuestros sentimientos estarán en el lugar que atesoramos. Si vez un tesoro en Dios y en tu familia ahí estará tu corazón, de ésta misma forma ahí estarán tus prioridades. Tres puntos a priorizar por grado de importancia: Primero Dios, segundo la familia y en tercer lugar la iglesia.

Importante aclarar que, la iglesia aunque es de Dios no es Dios. El estar en la iglesia no significa que tenga a Dios de primero, puede ser que la iglesia esté suplantando el lugar de Dios.

Por otro lado debemos amar la palabra pero debemos amar más estar con Jesús que con la palabra. En las prioridades de muchos, pasar tiempo con Jesús no existe, ésto es inconcebible para un Hijo de Dios. Si amamos a alguien buscamos pasar tiempo con esa persona.  Nuestras prioridades son aprendidas por nuestros hijos, son las que les enseñan a ellos que es de valor y que no. Podemos tener familias bendecidas si Jesús es el centro.

Prioriza tiempos de oración y de adoración. Tiempo para Dios. La sabiduría está en ser agradecido con lo que tengo, buscar a Dios porque todo va bien, porque se está sano. Valora lo que tienes.

Tener a Dios primero, y segundo la familia se va a evidenciar en compromiso con la iglesia, porque es un lugar donde eres transformado y guiado, donde se nos enseña responsabilidad, formación espiritual y donde se activa el propósito de Dios para las familias. Asistir a la iglesia no debe ser una opción sino una prioridad.

1 Corintios 15:33 (NBLH).

Engañar: levantar la nariz a Dios, señal de repudio.

Quien no obedece la palabra de Dios tendrá que vivir siendo corregido por la vida, pero la vida corrige con juicio y sin misericordia. Los problemas se resuelven con decisiones correctas. Dios normalmente escogerá para nosotros el camino difícil donde ocupamos la fe para creerle.

Protege tus prioridades sin ser legalista, pues hay momentos en que hay que ser flexibles. Es tiempo de ordenar prioridades para que tu familia esté bien y las añadiduras sean bendición en la vida en Cristo. Toma la decisión de priorizar correctamente, esto mantendrá sana tu familia y así la sociedad.

Las familias con éxito tienen costumbres, hábitos y tradiciones que son aprobadas por Dios.

The following two tabs change content below.
Ivan Vindas

Ivan Vindas

Pastor General Iglesia Visión de Impacto
Ivan Vindas

Últimas publicaciones de Ivan Vindas (ver más)


RELATED POST

COMMENTS ARE OFF THIS POST