El poder de la oración

Romanos 15:13 nos dice: “…Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo…”

Hoy en día muchos cristianos, en lo que a espiritualidad se refiere, están vacíos y faltos de poder, insípidos y desprovistos del verdadero gozo que Dios ha provisto.

La iglesia primitiva estaba llena del Espíritu Santo, llena del poder de Dios; entonces, ¿Por qué nosotros no podemos desear y tener esa misma llenura? ¿Acaso ya no creemos que Dios actúe con el mismo poder saturador, con el cual actuaba en los primeros creyentes?

La clave que tenemos que descubrir es el poder de la oración, eso nos permitirá ser llenos del Espíritu Santo. Naturalmente que esta acción se complementa con la obediencia. 1 Juan 3:22 y cualquiera  cosa que pidiéramos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos y hacemos las cosas que son agradables delante de él.

Ahora bien, hay que considerar que demasiados cristianos tratan de obedecer los mandamientos con sus propias fuerzas, pero nunca lo logran porque se dejan vencer fácilmente. Se lucha desesperadamente para no caer en el mismo pecado, pero resulta un esfuerzo inútil, pues se sigue fracasando.

La alternativa es la oración (2 Crónicas 7:14) si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado y oraren y buscaren mi rostro y se convirtieren de sus malos caminos, entonces yo oiré desde los cielos  y perdonare sus pecados  y sanaré su tierra.

A veces oramos mal, pidiendo lo que no nos hace falta; más bien, debemos buscar la voluntad de Dios y él contestará conforme a nuestra necesidad. Una clave más para asegurarnos de recibir lo que pedimos está en Lucas 18:7-8. Es la insistencia, la perseverancia hasta que él actúe. Entonces si él no nos contesta pronto, evaluemos nuestra vida para saber si realmente estamos andando bien con el Señor y si estamos pidiendo lo correcto.

Además, la oración nunca sirve únicamente para pedir algo a Dios, debemos enfocar también la adoración, las acciones de gracias, el perdón de nuestros pecados y muchas otras cosas más.

Por otra parte, se supone que siempre tenemos una línea telefónica abierta con Dios, una línea que nunca es interrumpida. Pero la pregunta que surge es, ¿Por qué entonces muchos no oran? ¿Acaso consideran un ejercicio inútil porque no reciben respuestas? Lo más seguro es que no estamos siendo sinceros con Dios.

Isaías 29:13 Y me buscareis y me hallareis, porque me buscáis de todo vuestro corazón.

Muchos creen que Dios sólo actúa en emergencias, pero Dios no puede ser manipulado por el hombre. Él sabe que si sólo da y la persona sólo recibe, jamás existirá una relación íntima y significativa.

Él desea nuestra entrega absoluta, de corazón sincero y llenos del Espíritu Santo.

The following two tabs change content below.
Ana Fonseca

Ana Fonseca

Pastora Ministerio Dame La Mano
Ana Fonseca

Últimas publicaciones de Ana Fonseca (ver más)


RELATED POST

COMMENTS ARE OFF THIS POST