READING

Tu pasado no define tu destino

Tu pasado no define tu destino

Los seres humanos tenemos la tendencia de juzgar a una persona por su pasado, esa actitud se ve alimentada por el mismo sistema social, solicitamos cartas que nos recomienden a una persona para poder contratarla en un trabajo, su hoja de delincuencia, y referencias de todo tipo, inclusive en nuestras congregaciones cuando una persona nueva viene de otra congregación se les solicita carta de membresía; es evidente que en muchos casos lo que dice una carta de recomendación una hoja de delincuencia o una carta de membresía no es necesariamente la realidad. La realidad de la vida nos ha enseñado que es en el caminar diario con las personas donde conocemos quienes son e inclusive hasta dónde pueden llegar.

Pero ¿qué nos enseña la Biblia acerca de esto? Desde el Antiguo Testamento hasta el Nuevo Testamento, el origen de una persona e inclusive su pasado nunca fue un determinante para la escogencia de Dios, ni un impedimento para manifestar su obra. Posiblemente si aplicamos los criterios humanos y sobretodo los actuales, ninguno de los hombres y mujeres que Dios escogió para entregarles tal peso de gloria, responsabilidad y poder serían, siquiera, tomados en cuenta para tal encomienda. Veamos algunos ejemplos:

¿Escogerías a Abram para iniciar con él una nación que sería su pueblo con los antecedentes que tenía? a saber, su esposa era estéril, primer problema, en las tradiciones rabínicas se dice que su padre era un fabricante de ídolos,  y Abram  tenía 75 años cuando Dios lo llamó. Con estos atestados ni siquiera lo tomaríamos en cuenta para la misión, sin embargo Dios los escogió para mostrar en él su poder.

Moisés: podríamos decir que al crecer en el palacio de faraón le da una gran ventaja, sin embargo esa crianza  estaba envuelta en idolatría. Era un asesino,  tenía 80 años cuando Dios lo llama, sumemosle su problema de habla, era poco elocuente y tardo en el habla, algunos dicen que era tartamudo.  La misión era demasiado grande para este hombre, pero fue elegido para el puesto.

Pedro: su lenguaje era muy popular, no tenía la  elocuencia, sabiduría o formación para que se convirtiera en un apóstol de Jesucristo, además de eso sus arrebatos demostraban su inestabilidad emocional, sin embargo cuando el Espíritu Santo lo llenó otro Pedro surgió de él.

Podríamos citar a muchos personajes de la Biblia e inclusive de nuestro tiempo los cuales en los estándares humanos naturales no reunirían lo necesario para hacer lo que estamos haciendo, pero cuando Dios nos escoge, no es de dónde venimos o quienes somos lo que importa, sino lo que Él va hacer con nosotros. Nuestro pasado está solamente para mostrarnos lo maravilloso que ha sido Dios, pero no para definir nuestro destino.

“Tu pasado será insignificante comparado con tu glorioso futuro”. Job 8.7 Biblia Hispanoamericana

discipuloscristo@ice.co.cr

www.discipuloscr.org

The following two tabs change content below.
William Luna

William Luna

Iglesia Cristian Discípulos de Cristo en Siquirres
William Luna

Últimas publicaciones de William Luna (ver más)


RELATED POST

COMMENTS ARE OFF THIS POST