Nueva oportunidad

Una oración para aceptar a Cristo en nuestro corazón cualquiera lo puede hacer, pero Dios nos llama a NACER DE NUEVO, lo cual no tiene que ver solo con una pequeña oración, sino también con un estilo de vida.

Cuando uno de los maestros de Israel en el tiempo de Jesús llamado Nicodemo se acercó al Señor para hablar con él, Jesús le dijo: “Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios”. Juan 3:3 (Reina-Valera 1960).

Como lo dije anteriormente NACER DE NUEVO tiene que ver con un estilo de vida, con hacer todo lo que anteriormente no hicimos, es ver la vida desde  una perspectiva  diferente con un objetivo trazado que no es otro que agradar a Dios en todo.

Nacer de nuevo tiene que ver con ir dejando nuestra vida antigua, para vivir una nueva en Cristo Jesús. ¿Por qué hay muchas personas que dicen seguir a Cristo pero sus frutos no lo reflejan?, porque simplemente no han nacido de nuevo, solamente repitieron una oración, quizá asisten regularmente a una Iglesia, pero su vida en su día a día no refleja que Cristo vive en él o que nació de nuevo.

A veces creemos que estamos haciendo bien, solo porque religiosamente asistimos a la Iglesia los días de servicio, pero más allá de una asistencia Dios demanda de nosotros una vida que a través de nuestras acciones prediquemos lo que Cristo ha hecho en nosotros transformando nuestro ser desde el día que nos rendimos a Él.

¿Estamos dando frutos que hablen de nosotros como unos hijos de Dios nacidos de nuevo?

Nosotros somos valiosos para Dios, por lo tanto deberíamos vivir cada día agradecidos porque Él nos hizo nacer de nuevo, como dice su Palabra: Santiago 1:18 “El  de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas” (Reina-Valera 1960).

Vivamos cada día recordando que fuimos llamados a nacer de nuevo y como consecuencia, nuestra vida tendría que ser un testimonio vivo de lo que Dios está haciendo en nosotros.

No nos cansemos de hacer el bien, aun cuando no veamos la respuesta que quisiéramos de la gente, si otros deciden no dar frutos de haber nacido de nuevo, nosotros que entendemos la importancia de esto lo hagamos, no porque otros lo hacen o no, sino porque personalmente Dios lo quiere de nosotros.

Que nuestro único modelo de vida sea nuestro Señor Jesús, que imitemos su forma de andar por la vida, su forma de pensar y de actuar frente a las situaciones que diariamente se nos presentan, entonces, cuando actuemos como Él comenzaremos a reflejar que realmente hemos nacido de nuevo. ¡Vivamos como Dios quiere que vivamos!

The following two tabs change content below.
Ana Fonseca

Ana Fonseca

Pastora Ministerio Dame La Mano
Ana Fonseca

Últimas publicaciones de Ana Fonseca (ver más)


RELATED POST

COMMENTS ARE OFF THIS POST