Meditemos

Proverbios 28:13

Y dice el que encubre su pecado no prospera.  Más el que lo confiesa y se aparta alcanzara misericordia.

Muchas veces queremos cambiar el rumbo de los proyectos que han sido trazados con el único propósito de engañarnos, porque la mente trabaja con lo que más le conviene, pero el espíritu es el que nos confronta.  Lo único que es real, es lo que dice la Escritura y aun ahí hay quienes tratan de oponerse a lo establecido por el Espíritu Santo.  Gálatas 6:7-8, nos dice: No os engañéis, Dios no puede ser burlado, todo lo que el hombre sembrare eso mismo segara.

En el Antiguo Testamento, vemos como Dios bendijo a Abraham, y como le declaro, que por su fidelidad y sus primicias serian benditas sus generaciones.  Hoy nosotros recibimos bendición siglos después porque La Palabra tiene cumplimiento, de igual manera hay familias, que arrastran maldiciones por causa de pecados ocultos de generaciones que nunca los confesaron.  Hoy acomodamos el sistema según sea la circunstancia y con muy poco temor se están tolerando situaciones que definitivamente no se pueden aceptar.

Cuando se ha tenido por ejemplo, una prueba matrimonial y por cosas del destino pecaminoso se ha tenido que disolver, una unión por infidelidad o de inmoralidad sexual, se procesa con mucho celo y se sigue el camino buscando la comunión con Dios, eso no quiere decir que al primer ataque rompemos todo, como si nada importara y seguimos adelante sin buscar una restauración.  Desde los altares, se está haciendo muy permisivo con situaciones que no se pueden saltar o pasar por alto, puede que se tenga un fracaso y hay oportunidad de restaurar, pero no es posible que tenga una situación y sin temor se esté ministrando sin responsabilidad.

Que confianza puede transmitir un líder por ejemplo, han tenido dos o tres fracasos matrimoniales, ¿cómo puede hablar a matrimonios o próximas parejas cuando no pudo luchar por lo suyo?, ¿Cómo restaurar una familia cuando esa es un desastre?  Debemos predicar con el ejemplo, debemos poner a funcionar lo que Dios nos regala por su misericordia ¿Cómo aconsejar a otro cuando no se tienen las armas? ¿Cómo pedir que oren cuando yo mismo no lo hago?  El que no sabe gobernar su casa, ¿Cómo podrá gobernar la iglesia?  No se trata de legalismo, se trata de santidad.  Ordenar nuestra casa para ayudar a otros, porque dice La Escritura que no puede un ciego guiar a otro ciego, sin caer en el hoyo.

En este mover profético de los últimos tiempos, debemos pedir al Señor santidad y temor, dice Hebreos: Sin santidad nadie vera al Señor, renunciemos a la religiosidad y sigamos a Jesús, adoremos en Espíritu y Verdad, Dios llama a todos pero no todos lo escuchan.

 Teléfonos: 8865-57-69 /   2256-36-68

 

The following two tabs change content below.
Cecilia de Caicedo

Cecilia de Caicedo

Pastora del Ministerio de Consejería Muralla de Fuego
✆ 8865-5769 / 2257-3668
Cecilia de Caicedo

Últimas publicaciones de Cecilia de Caicedo (ver más)


✆ 8865-5769 / 2257-3668

RELATED POST

COMMENTS ARE OFF THIS POST