18 noviembre, 2019 2:59 am

Madre en carne propia

“Pero yo soy un gusano, no un hombre, despreciado por todos, aborrecido por el pueblo” (Salmos 22:6).

Al realizar un análisis de algunas de las palabras mencionadas, por nuestro Mesías en el Madero, entenderemos aún más, acerca del amor profundo del Dios Creador por toda la humanidad.

Pero, qué es lo que el Mesías quizo decir? Qué es lo que Él está tratando de expresar?

YO SOY un gusano…

Y es que existe un gusano, cuyo cuerpo es usado para hacer un tinte de color rojo intenso carmesí. Este es el gusano Kermes Vermilio.

Este tinte lo utilizaban en tiempos antiguos para tejidos y escrituras. Pero qué tiene que ver este gusano escarlata con las palabras del Mesías?

Pues tiene que ver con todo!

La palabra hebrea para “gusano” es, Rimmah, pero cuando el Mesías habló en el Madero, Él usó la palabra “Tola’at” (gusano carmesí/escarlata); pero por qué hizo esto?

Encontramos un relato bíblico donde se menciona este nombre. Después de que Abimelec se levantó para librar a Israel, Tola Ben Pua, hijo de Dodo, varón de Isacar, el cual habitó en Samir, en la serranía de Efrain, este juzgó a Israel durante 23 años y murió y fue sepultado en Samir (Jueces 10:1-2).

El significado bíblico del nombre Tola es, gusano, rojo carmesí.

Pero por qué razón tan importante, el Mesías escogió como referencia esta puntual especie de gusano?

Exactamente es porque, cuando la hembra de esta especie de gusano, está preñada, ella se dirige a un árbol o arbusto y se mantiene fuertemente pegada, hasta perforar su piel.

Ella usa su misma piel para pegarse en la rama y no poder moverse más, fijando así su destino irreversible, del que nunca más saldrá.

Pero este era su plan, porque sus hijos están dentro de ella a salvo de cualquier ataque de insectos o aves.

Luego de esto, cuando ellos crecen y son extraídos del vientre de su madre y eventualmente después de sobrevivir, ellos empiezan a comer del cuerpo aún viviente de su madre.

En Marco 14:22, las Escrituras dicen: 

“Y estando ellos comiendo, tomó Jesús pan, y bendiciendo, partió y les dio, y dijo: Tomad, comed, esto es mi cuerpo.”

Ambos, el Mesías y el “Kermes Vermilio”, sacrifican la carne de sus propios cuerpos voluntariamente en un árbol, para que sus hijos vivan.

Así es que, la próxima vez que te reúnas a compartir el pan y el vino con tu familia en la fe, y escuches el pan, detente y piensa por un momento de quién era el cuerpo que se sacrificó para que puedas vivir y vivir sin ataduras.

Pero la historia no termina ahí, porque cuando los hijos del gusano crecen a tal tamaño que, el vientre de la madre no los puede contener, el saco se rompe y cuando ellos rompen la rama, queda una mancha roja en ella y en el lapso de 3 días, lo que era una mancha carmesí, se torna tan blanca como la nieve, y se vuelve tan esponjosa que una simple brisa la levanta hasta llevarla muy lejos.

“Venid luego, dirá el SEÑOR, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, serán tornados como la lana.” (Isaías‬ ‭1:18‬).‭

El Mesías aún cuando recitaba el Salmo 22:6; nos estaba anunciando que Él resucitaría al tercer día, y lo haría para salvación de nuestro pecado.

Y tú ya reconociste y aceptaste a Jesucristo como tú único y suficiente salvador?

Si aún no lo has hecho o si por alguna razón te apartaste del camino, te desafío para que ahora mismo lo recibas en tu corazón, lo reconozcas y te vuelvas en arrepentimiento al Camino, a la Verdad y obtener la Vida eterna.

Haz esta sencilla oración y luego busca un lugar apropiado para congregarte y recibir el alimento espiritual necesario.

Señor Jesús, en este instante reconozco que soy pecador y que te he fallado, pero creo que Jesucristo murió por mi y que Su sangre valiosa, me limpia de todo mi pecado.

Por fe, en este momento te recibo en mi corazón como mi único y suficiente salvador, confiando que Tu me darás la salvación de mi alma.

Ayúdame Señor a hacer Tu voluntad cada día.

Te pido que escribas mi nombre en el Libro de la Vida,

para cuando Tú me llames, yo pueda responder.

Te doy gracias en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén!

The following two tabs change content below.
Roxana Antelo

Roxana Antelo

Ministerios Rey de reyes
Bolivia
Roxana Antelo

Últimas publicaciones de Roxana Antelo (ver más)


Bolivia

PUBLICACIONES RELACIONADAS

COMMENTS ARE OFF THIS POST