Los Afanes

Mateo 6:26    Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre Celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros más que ellas?

En momento de reflexión deberíamos tomar lo sustancioso para hacer cambios a nuestra vida rutinaria.  El afán está llevando a muchas personas a un estado de estrés difícil de soportar, justamente al acelerarse los tiempos, no queda mucho por planificar, sino que actuando a la carrera a causa del mismo sistema del reloj que corre aceleradamente, dejamos de hacer lo básico para irnos de una vez a la cúspide, sin percatarnos que todo tiene que llevar una base consistente para no desmoronarse.

El Señor dice No os afanéis.  La sociedad cambia de rutina, demanda y es ahí donde si no hacemos un alto y reflexionamos podemos ahogarnos.  La clave es Fe, el afán está poniendo la sabiduría humana en primer lugar, y justo en estos días escuche a un predicador decir «Funcional no es igual a Productivo».

Cuando mi oído y mi espíritu reciben algo productivo, me gusta recapacitar, tomar lo bueno y meterlo en mi disco duro, pues disfruto aprender de los demás pero sobre todo ponerlo en práctica.  Estamos tan aferrados al materialismo que olvidamos ir desde el principio a la base fundamental, pues si quiero ver la respuesta de Dios en mi vida, debo moverme por la Palabra revelada y no por reglamentos humanos.

El concepto o el temor al qué dirán, puede ser un arma de doble filo no a favor  si no en contra para paralizarnos de hacer lo que Dios quiere.  El Señor anhela bendecirnos pero nuestra naturaleza actúa impidiendo al Espíritu Santo actuar, creyendo que lo hacemos bien estando en tanta ansiedad.  La Sabiduría Divina nos invita a reflexionar, mientras que el humanismo competitivo nos introduce en el estrés.

Cuando cargamos sobre nuestras espaldas el rótulo AFÁN, eso nos impide la movilidad para llevar a cabo la misión encomendada ¿Sabes? nos hacemos independiente del sistema y con ellos no somos productivos ni competitivos, pues en el camino nos gana el cansancio y el fracaso, pero si por el contrario meditamos en la Palabra y la obedecemos, vamos a hallar reposo y desde ahí empezará El Señor a hacer la obra.

El afán está contaminando de tal forma que ya ni siquiera agradecemos al Señor la provisión sino que queremos más y más, y es ahí cuando se corre el peligro de caer hasta en cambios de carácter.  Todo lo que se hace contrario a la Palabra, paraliza, incapacita, y decepciona al mismo ser humano y no agrada a Dios, pues lo usamos como escudero para emergencias y así no trabaja Él.  No quiere decir que dependamos de los demás y olvidemos nuestros compromisos, sino que pongamos los ojos en Él, ¿estamos agradeciéndole, sirviéndole?.  La Iglesia enfrenta una tormenta que nosotros mismos hemos desatado por no confiar en la Palabra.

Edifiquemos El Reino, es tiempo de cambios, Dios es un Dios de orden.  Establezcamos Principios, Es Mejor Agradarle A Él.

Teléfonos: 8865-57-69 / 2256-36-68

The following two tabs change content below.
Cecilia de Caicedo

Cecilia de Caicedo

Pastora del Ministerio de Consejería Muralla de Fuego
✆ 8865-5769 / 2257-3668
Cecilia de Caicedo

Últimas publicaciones de Cecilia de Caicedo (ver más)


✆ 8865-5769 / 2257-3668

RELATED POST

COMMENTS ARE OFF THIS POST