READING

La revelación progresiva

La revelación progresiva

Hebreos 1:1Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo;  el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas,  hecho tanto superior a los ángeles, cuanto heredó más excelente nombre que ellos.”

Religión y Relación 

Expulsado de su zona de confort. De la seguridad que le proveyera originalmente el huerto del Edén. El hombre se encontró a si mismo solo, desconectado, desheredado, y desprovisto de todos sus privilegios. El Edén estaba perdido y el cielo, concepto imposible de manejar por las generaciones que no conocieron el Edén, se había perdido para siempre.

¿Como regresar al cielo? ¿Al Paraíso perdido? ¿A la comunión original?

Las religiones (lat. religare: “volver a ligar”) originales, así como las actuales, no fueron mas que intentos humanos por recuperar aquella comunión original que se había perdido para siempre. Las religiones comienzan con las ideas u ocurrencias acerca de aquellas cosas que un ser humano podría hacer para recuperar esa comunión original con el creador.

Ellos miraron al cielo, a las estrellas, a la creación y desarrollaron conceptos que gradualmente se convirtieron en sistemas y filosofías religiosas, pero todas ellas basadas en la ignorancia y el cumplimiento de obras y formas, no en la revelación divina. Desde la astrología babilónica, el mitraísmo oriental, el espiritismo animista, el politeísmo pagano, el panteísmo hindú, la filosofía budista, el radicalismo musulmán, la teosofía occidental y las mismas ideas y practicas del cristianismo nominal, todos tienen una cosa en común: la mistificación de las buenas acciones con el fin de agradar a Dios.

La relación con Dios

Bueno… La “relación” con Dios tiene una iniciativa divina. Comienza con la elección de un hombre, Abraham, a fin de establecer un vehículo de revelación. A partir de ese hombre desarrolla una nación: Israel, a la cual convierte en un modelo, luz, de las naciones. Primero “vino hacia el hombre”, en repetidas ocasiones durante el tiempo de los patriarcas. Una revelación bastante natural, esporádica y confrontativa. Luego “estuvo con el hombre” durante el periodo mosaico. Un periodo mas cercano que tuvo sus momentos cumbres tales como las plagas de Egipto, la división de las aguas, la columna de fuego y de nube, el maná, el arca, la Shekhiná, pero sobre todo La Ley y los profetas.

En ese tiempo Dios reveló a los hombres sus nombres, sus atributos y finalmente a su hijo Jesucristo. Hoy, Dios “mora en el hombre” a partir de la experiencia de fe que llamamos “nuevo nacimiento”. Eso nos convierte en portadores de su presencia con todo lo que ello implica. Hoy, mas que estar en el cielo, podemos afirmar que “el cielo está en nosotros”. Y como esta pequeña columna no es suficiente para desarrollar todo este tema en sí, les dejo con un versículo bíblico que lo resume todo:

Col 1:27 “a quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles; que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria, … “

Bendiciones para todos.

The following two tabs change content below.
Francisco Jiménez Cruz

Francisco Jiménez Cruz

Pbro. Iglesia Metodista de Ciudad Quesada
Francisco Jiménez Cruz

Últimas publicaciones de Francisco Jiménez Cruz (ver más)


RELATED POST

COMMENTS ARE OFF THIS POST