La perseverancia

En cada área de nuestra vida donde hemos logrado algún tipo de avance o éxito, sin duda la perseverancia ha ocupado un lugar de privilegio.

Significa ser constantes en algo, ya sea en una actividad como también en una manera o forma de pensar. Es fundamental en todos los aspectos de la vida.

Esta te toma de la mano y te conduce permitiéndote avanzar a pesar de las dificultades y así alcanzar lo imposible. ¿Eres de los que empiezan un proyecto y lo terminan o perteneces al grupo que comienza una tarea, pero luego la rutina diaria o las dificultades los aplastan y no pueden terminar aquello que con tanto entusiasmo habían comenzado? En cada área de nuestra vida donde hemos logrado algún tipo de avance o éxito, sin duda la perseverancia ha ocupado un lugar de privilegio.

En Mateo 24: 12-13 leemos lo siguiente «Habrá tanta maldad que el amor de muchos se enfriara, pero el que se mantenga firme hasta el fin será salvo». Este pasaje nos enseña que al llegar los últimos tiempos habrá un crecimiento significativo de la maldad, esto hará que muchos cristianos decaigan en su amor y fidelidad a Dios. Sin embargo las circunstancias difíciles, las tentaciones y los problemas no deberían ser una excusa para darle la espalda a Dios, el espera fidelidad, constancia, perseverancia hasta el fin, es decir hasta el último día de nuestra vida.

Esto es así debido a que Dios comenzó una obra en cada uno de aquellos que lo aceptaron como Salvador y esta obra no puede detenerse o ser interrumpida.Dios comienza su obra en tu vida y la termina en un espacio de tiempo específico (Filip 1:6). Nada es instantáneo. Por tanto para concluir su propósito necesita perseverancia de nuestra parte, de lo contrario esta obra quedaría inconclusa y esto realmente sería una gran tragedia.
Su plan o su obra consiste en:

Transformar tu vida (Romanos 12:2). Esta transformación comienza con un cambio de mentalidad, y luego prosigue con un cambio en tu manera de vivir. Es como cambiar los muebles de tu casa, primero debes sacar los viejos muebles para luego tener el espacio suficiente y así colocar los nuevos. Los muebles viejos son las mentiras o conceptos errados que forman parte de ti, los muebles nuevos son las verdades de la palabra de Dios, verdades que aplicadas a tu vida producirán una transformación positiva. Para que esto tenga efecto es imprescindible tu permanencia y fidelidad mientras se lleva a cabo el proceso, de lo contrario el cambio nunca será realizado.

Y en segundo lugar, la obra de Dios consiste en que cumplas un propósito específico, propósito que afectara a aquellos que están a tu alrededor o también como en el caso de Pablo la vida de las generaciones venideras.

«No es que ya lo haya conseguido todo, o que ya sea perfecto. Sin embargo sigo adelante esperando alcanzar aquello para lo cual Cristo Jesús me alcanzo a mí.» (Filip 3:12)

87227168

anafonseca180569@yahoo.com

The following two tabs change content below.
Ana Fonseca

Ana Fonseca

Pastora Ministerio Dame La Mano
Ana Fonseca

Últimas publicaciones de Ana Fonseca (ver más)


RELATED POST

COMMENTS ARE OFF THIS POST