16 julio, 2019 12:31 pm
LEYENDO

La felicidad se encuentra en la obediencia

La felicidad se encuentra en la obediencia

La Palabra “obediencia” significa: acción de obedecer; es decir, es una sumisión de una u otra cosa. La “obediencia” es de suma importancia para la vida cotidiana, pues seguirla, representa el camino a la felicidad. Cuando me solicitaron escribir sobre “cómo encontrar la felicidad”; decidí aplicar una encuesta a un público meta compuesto por adultos y jóvenes, acerca del tema. Al consultarles, qué significaba para ellos “ser felices”, algunos contestaban “tenerlo todo” y otros afirmaban que no existe persona en el mundo, que sea capaz de ser totalmente feliz.

El 40% de los encuestados aseveró vivir en completa felicidad, mientras que el 60% dijo no conocerla realmente. Ante esto, surge la pregunta: ¿existe entonces la verdadera felicidad? Para responder esta interrogante, es necesario indicar en primera instancia, que la palabra “felicidad” significa: placer, satisfacción y gusto grande.

Una de las llaves principales parca conseguir la verdadera felicidad, sin lugar a dudas, es la “obediencia”. La palabra del Señor indica; “Si oyeres atentamente la voz de Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará. Deuteronomio 28-1-13

Al analizar el texto anterior, extraemos que la obediencia a Dios produce su bendición. El versículo 2 de este verso nos muestra las bendiciones que alcanzarán a aquellos que oyeren atentamente la voz de Jehová el Señor.

Es decir, le obedecer la palabra de Dios producirá bendiciones que provocarán felicidad, ya sea en el matrimonio, los hijos y demás miembros de la familia, también desatará bendiciones en el trabajo y todo lo que se haga o emprenda. Es tiempo de obedecer la palabra de Dios y buscarlo de todo corazón.

La felicidad dependerá de cada individuo, de cómo se observe la vida y el punto de vista por medio del cual se enfoquen las circunstancias. Lo bueno o malo dependerá de la actitud diaria; el sonreír desde temprano, marcará una diferencia en el día; sin embargo, la queja diaria provocará lo contrario. El ser optimista, permitirá disfrutar mucho más y obtener felicidad, sin importar de lo mucho o poco que se tenga, es necesario vivir con el corazón agradecido todos los días.

 

Licda. Marielos Ivette Salinas Narvaez


COMMENTS ARE OFF THIS POST