READING

La Familia «Una Herencia para nuestros Hijos»

La Familia «Una Herencia para nuestros Hijos»

Desde los tiempos antiguos y aun en las sociedades más primitivas, la familia siempre ha sido el núcleo social existente más perfecto, donde se establecen lazos de intimidad y afecto. Es precisamente esa relación estrecha la que permite el desarrollo normal y de sus miembros. Ahí se aprenden las normas de moral y conducta, que garantizan el futuro desenvolvimiento eficaz de los hijos en la sociedad.

Sin embargo, en los últimos tiempos las familias se están desmembrando. Los hijos crecen en un lugar hostil, sin afecto y totalmente desorientados, debido casi siempre a la ausencia de los padres en el hogar. Según las estadísticas cerca del 60% de las familias han sido afectadas por el divorcio, la separación o el abandono. En consecuencia, observamos hogares rotos o disfuncionales, donde solo existe la figura de uno de los padres, algún tío, abuelo o abuela. Y se dan múltiples casos de madres criando hijos concebidos de distintos padres, madres solteras, y otros.

Obviamente, este no fuel plan original de Dios para la familia. Desde un principio Dios nos dio el gran mandamiento de transmitir su amor y su conocimiento a nuestros hijos generacionalmente. Deuteronomio 6:5-9 Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas.  Grábate en el corazón estas palabras que hoy te mando. Incúlcaselas continuamente a tus hijos. Háblales de ellas cuando estés en tu casa y cuando vayas por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes.  Átalas a tus manos como un signo; llévalas en tu frente como una marca;  escríbelas en los postes de tu casa y en los portones de tus ciudades”.

El tema de la familia estaba en el corazón de Dios en una forma muy especial desde el principio. La palabra o concepto de la familia, nace en el corazón de Dios. El fundamento bíblico para entender el origen de la humanidad está en Génesis 1:26-28 “y dijo: Hagamos al ser humano a nuestra imagen y semejanza. Que tenga dominio sobre los peces del mar, y sobre las aves del cielo; sobre los animales domésticos, sobre los animales salvajes, y sobre todos los reptiles que se arrastran por el suelo. Y Dios creó al ser humano a su imagen; lo creó a imagen de Dios. Hombre y mujer los creó, y los bendijo con estas palabras: Sean fructíferos y multiplíquense; llenen la tierra y sométanla; dominen a los peces del mar y a las aves del cielo, y a todos los reptiles que se arrastran por el suelo”.

Cuando Dios dijo hagamos, «dijo» esta en singular y «hagamos» esta en plural. En el pensamiento de Dios no había una sola persona. Dios en unidad perfecta dijo hagamos. Es cierto que esta pluralidad representa la trinidad: El Padre, El Hijo, El Espíritu Santo, pero también revela que en el corazón de Dios estaba presente el concepto de creación de varias personas. A quienes iba a hacer a su imagen y semejanza? Al hombre y a la mujer.

En su pensamiento estaba presente el concepto de la familia, porque Dios es un Dios de relaciones. De hecho esta es una relación preciosa entre El Padre, El Hijo, y el Espíritu Santo, quería que no solo pudiésemos experimentar la relación con Dios, sino también la relación de unos con otros.

Cuando dijo «hagamos» a nuestra imagen y semejanza, su propósito, su deseo, era que nosotros en nuestras relaciones pudiésemos reflejar ese tipo de relación y mostrarnos los unos a los otros esta misma unidad. Y es de allí que nace el concepto de familia. “Y creo Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios los creo, varón y hebra los creo. «Y los bendijo Dios». Dios fue quien inicio todo, el legado de Dios de familia fue una herencia perfecta para nuestros hijos.

profetarosalbahernandez@yahoo.com

www.lashuellasdejesus.com

www.facebook.com/profetarosalba.hernandez

www.casadeglorianashville.com

The following two tabs change content below.
Rosalba Hernández

Rosalba Hernández

Rosalba Hernández

Últimas publicaciones de Rosalba Hernández (ver más)


RELATED POST

COMMENTS ARE OFF THIS POST