La bendición de Dios

La bendición del Señor es la que enriquece y ÉL no añade tristeza con ella.

Prov. 10: 22.

Cuánta verdad hay en esta palabra que inspiró nuestro Dios y que hoy podemos tomarla para nosotros y nuestras familias. Todos a la verdad, queremos ser bendecidos, vivir bien, tener muchas cosas, etc. El problema es que creemos que nuestra bendición y nuestra confianza están en otras cosas que de nada aprovechan, trabajamos mucho y obtenemos poco.  Porque por el trajín de la vida se nos olvida quien es la fuente de bendición.

Creemos que las cosas materiales nos harán felices. Dice la Biblia que muchos confían en caballos y carros, pero nosotros confiamos en Jehová de los Ejércitos. El Señor le envío a decir a Faraón a través de Moisés: “DEJA IR A MI PUEBLO PARA QUE ME ADORE EN EL DESIERTO”. El Señor anhela darte la dirección que debes tomar, para que camines confiadamente. Cuando consultamos a Dios en todas las cosas no nos vamos a equivocar, porque él nos guiará; el problema es que trabajamos tanto en nuestras propias fuerzas, que no tenemos tiempo para estar con Él, hablar con Él y preguntarle a Él.

Dios lo conoce todo. Él quiere que le consultemos con confianza como a un amigo, un hermano, un padre.  Él sabe lo que nos conviene y de que tenemos necesidad. No demos tantas vueltas, reconozcamos que Él es Dios y que todo lo sabe. Adoremos en el desierto, en la prueba, en la necesidad. Confiemos en Él y Él hará. Levántate en el poder de su fuerza, no desmaye tu corazón. “Hubiera yo desmayado sino creyere que veré la bondad de Jehová en la tierra de los vivientes”. Sal 27: 13.

Tengo que creer que veré cosas buenas en este mundo tan perdido, porque confío en mi Dios. Él abre puertas donde tú ni siquiera sabías que existían. Dice la segunda parte de Prov. 10: 22 “Y Él no añade tristeza con ella”. Nunca habrá tristeza en la bendición de Dios. Simple y sencillamente porque con Él no tuviste que comprometer tu integridad para lograrlo, para ser bendecido. Hoy día muchos tienen carros, casas…, pero quizá obtenidas de una forma indebida y su conciencia no le deja dormir, su fin es camino de muerte. Tu pecado te alcanzará.

¡DIOS TE BENDICE SIN TRAER

CULPA A TU VIDA!.

Las bendiciones dadas por Dios son diferentes a las ganancias mal obtenidas.

LAS BENDICIONES DE DIOS TRAEN PAZ Y GOZO AL CORAZÓN.

Como dice un canto por ahí: …Busca la bendición de Dios y él te lo dará… Dios traerá las ideas para nuevos proyectos; pondrá en tu mente y tu corazón lo que debes de hacer.

The following two tabs change content below.
Flory Durán González

Flory Durán González

Pastora Pequeña y Gran Jerusalén
Flory Durán González

Últimas publicaciones de Flory Durán González (ver más)


RELATED POST

COMMENTS ARE OFF THIS POST