La bendición en mi boca

El poder de la vida o de la muerte está en nuestra boca, la bendición o la maldición radican allí. El apóstol Santiago dice que la boca es como una fuente donde sale agua pero que no debe salir agua dulce y agua salada sino que una de ellas.

También compara la lengua con el timón de un barco que dirige nuestras vidas. Un cristiano no debe de hablar bendición un día y al otro maldición. Es ahí donde se debe hablar la Palabra de Dios para que guíe nuestros pasos.

La Palabra alumbra nuestro camino y debemos utilizarla para avanzar correctamente.

Romanos 10:8 Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos:

La Palabra de Dios debe estar en el corazón y en la boca porque de la abundancia del corazón se habla.

V.9 si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.

Con el corazón se cree y con la boca se confiesa para salvación. Se le debe dar dirección a todas las áreas de la vida a través de las palabras. Por ejemplo la mujer del flujo de sangre recibió su milagro porque dijo: “si toco el borde del manto de Jesús seré sana”, es decir que primero lo confesó y después recibió su milagro.

V.10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.

Dios ve tu corazón cuando crees en Su justicia, pero cuando lo confiesas esa justicia se hace visible.  Ahora bien, para que se cumplan las palabras de bendición que estoy confesando primero debe recibir otro tipo de palabras que muchas veces no parecen ser de bendición pero que en realidad nos preparan para ser bendecidos por Dios, por ejemplo; las palabras de educación, corrección o confrontación.

Muchos quieren palabras de bendición sin ser educados o corregidos ya que a nadie le gusta ser corregido, pero es ahí donde Dios deja en Su Palabra los principios para educarnos de manera tal que podamos recibir las bendiciones que se declaran con la boca.

Es necesario que escuchemos cierto tipo de palabras que no nos parecen ser de bendición pero que en realidad nos están formando.

La corrección marca lo que lleguemos a ser cuando seamos grandes.

Toda persona debe tener tres líneas donde debe ser corregido para poder ser bendecido:

  1. Hacia arriba: Dios y autoridades tales como los padres, maestros.
  2. Hacía los lados: Amigo, compañero, hermano.
  3. Hacía abajo: Hijos, alumnos, discípulos.

A la hora de corregir nunca debes hacerlo basado en los sentimientos porque no serás de bendición.

Basa tu manera de hablar en la Palabra de Dios, créela con todo tu corazón y valora cada palabra que te confronta y corrige para que todo aquello que Dios tiene planeado para ti se establezca en tu vida como una verdad.

2250-2391

info@visiondeimpacto.org

The following two tabs change content below.
Ivan Vindas

Ivan Vindas

Pastor General Iglesia Visión de Impacto
Ivan Vindas

Últimas publicaciones de Ivan Vindas (ver más)


RELATED POST

COMMENTS ARE OFF THIS POST