La atracción del mal

Te has enlazado con las palabras de tu boca, Y has quedado preso en los dichos de tus labios. Haz esto ahora, hijo mío, y líbrate, Ya que has caído en la mano de tu prójimo; Ve, humíllate, y asegúrate de tu amigo. Proverbios 6: 2-3   Hoy es tiempo para despojarnos de aquellas cosas que trajeron problemas y maldiciones a nuestra vida.

Es imperativo que podamos romper y ser libres de los males que nosotros mismos invitamos a que vinieran a nuestras vidas.                                                                                                                                Debemos preguntarnos ¿Cómo llegaron?, ¿Cómo despojarnos, cancelar, invalidar, revocar o revertir?

Las Maldiciones no llegan por accidente o casualidad a nadie.                                                                 No pasa por pasar, siempre hay una razón.                                                          Proverbios 26:2                                                                                                                             -Cómo gorrión sin rumbo o la golondrina sin nido la maldición nunca llega a destino. (N.V.I.)                                                                                                                                           -Como el gorrión en su vagar, y como la golondrina en su vuelo, Así la maldición nunca vendrá sin causa. (R.V.A.)

Reconocemos que hay formas en las maldiciones que llamaremos males.    *Maldiciones generacionales: Taras generacionales, Patrones (lo que aprendimos lo transmitimos).                                                                                                                                         *Espíritus generacionales (visita las generaciones, es una brecha abierta en la línea generacional, son cíclicas).                                                                                                                                  *A.D.N. Generacional: (Influencia biológica: vicios, conducta enfermiza)                                           *Maldiciones invitadas: (Maneras de hablar), cuidado en lo que hacemos y decimos.

Los que algunos llaman Mala suerte la Biblia lo llama Maldición (fuerza negativa). Deuteronomio 28:15 —> Pero acontecerá, si no oyeres la voz de Jehová tu Dios, para procurar cumplir todos sus mandamientos y sus estatutos que yo te intimo hoy, que vendrán sobre ti todas estas maldiciones, y te alcanzarán.

Los que algunos llaman Buena suerte la Biblia lo llama Bendición.                                                           Deuteronomio 28:1 —> Acontecerá que, si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra.

La clave que marca la diferencia es la OBEDIENCIA

La palabra Maldición (hebreo) en el Antiguo Testamento significa:                          *Descalificación o desaprobación de una persona o lugar.                                                                 *Apartado para destrucción                                                                                                                 Por eso con la Maldición se llama a una energía espiritual negativa.

En el Antiguo testamento el maldecir era liberar energía negativa o poder destinado contra un objeto, persona, lugar o destino.                                                                          En el Nuevo testamento el maldecir significa dado o apartado para que venga juicio. Colocado en un lugar para que sea activado el juicio.

El mundo espiritual es activado por las cosas que decimos o las cosas que hacemos. Incursionamos en el Mundo espiritual por medio de la Palabra.                                                     Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. (Romanos 10:10)

La palabra penetra cien por cien en el alma y espíritu (Hebreos 4:12) Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

En un artículo escrito por Mariela Oppici en el Diario Zonal de la Mañana escribe: “En la cultura tradicional de las Islas Salomón, en el sur del Pacífico, las costumbres tradicionales se transmiten de una generación a la siguiente, supuestamente a través de los espíritus ancestrales, para formar los valores culturales de dichas Islas.                                                                                     Es aquí en donde algunos lugareños practican una forma única de tala de árboles. «Si un árbol es demasiado grande para ser talado con un hacha, los nativos lo hacen caer a gritos. Los leñadores con poderes especiales se suben a un árbol exactamente al amanecer y, de pronto, le gritan con toda la fuerza de sus pulmones. Lo harán durante treinta días. El árbol muere y se derrumba. La teoría es que los gritos matan el espíritu del árbol. Según los lugareños, da siempre resultado.

El mundo espiritual es incursionado por lo invisible. Las Palabras son invisibles y tienen poder para manifestar cosas. Los espíritus son invisibles, tienen poder y se manifiestan, según Proverbios 18:21 dice La muerte y la vida están en poder de la lengua, Y el que la ama comerá de sus frutos

*Job lo comprendía                                                                                                 -E iban sus hijos y hacían banquetes en sus casas, cada uno en su día; y enviaban a llamar a sus tres hermanas para que comiesen y bebiesen con ellos.
Y acontecía que habiendo pasado en turno los días del convite, Job enviaba y los santificaba, y se levantaba de mañana y ofrecía holocaustos conforme al número de todos ellos. Porque decía Job: Quizá habrán pecado mis hijos, y habrán blasfemado contra Dios en sus corazones. De esta manera hacía todos los días. Job 1: 4-5 —> Job conocía el poder de las palabras

-Entonces le dijo su mujer: ¿Aún retienes tu integridad? Maldice a Dios, y muérete.
Y él le dijo: Como suele hablar cualquiera de las mujeres fatuas, has hablado. ¿Qué? ¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal no lo recibiremos? En todo esto no pecó Job con sus labios. Job 2:9-10 —> Job no le dio lugar a la maldición a través de sus palabras

– Y aconteció que, presionándole ella cada día con sus palabras e importunándole, su alma fue reducida a mortal angustia. Jueces 16:16                                                          Las Palabras pueden causar problemas porque en el mundo espiritual hay potestades que están esperando la declaración de ellas.

*Invitando a la muerte vemos actuar a la esposa de un patriarca así:                  Viendo Raquel que no daba hijos a Jacob, tuvo envidia de su hermana, y decía a Jacob: Dame hijos, o si no, me muero. Génesis 30:1 –> A través de sus palabras Raquel invita a la muerte.

Aún el mismo patriarca Jacob invita a través de sus palabras a la muerte:                   Aquel en cuyo poder hallares tus dioses, no viva; delante de nuestros hermanos reconoce lo que yo tenga tuyo, y llévatelo. Jacob no sabía que Raquel los había hurtado. Génesis 31:32 —>Jacob invitó a la muerte

Después partieron de Bet-el; y había aún como media legua de tierra para llegar a Efrata, cuando dio a luz Raquel, y hubo trabajo en su parto. Y aconteció, como había trabajo en su parto, que le dijo la partera: No temas, que también tendrás este hijo.
Y aconteció que al salírsele el alma (pues murió), llamó su nombre Benoni; mas su padre lo llamó Benjamín. Así murió Raquel, y fue sepultada en el camino de Efrata, la cual es Belén. Génesis 35:16-19

Hay personas que atan con palabras negativas.  Las palabras y las acciones activan las maldiciones. La gente lo llama “energía negativa”.

Revirtamos y dejemos de invitar lo malo.

Proverbios 6:2-3: Te has enlazado con las palabras de tu boca, Y has quedado preso en los dichos de tus labios. Haz esto ahora, hijo mío, y líbrate, Ya que has caído en la mano de tu prójimo; Ve, humíllate, y asegúrate de tu amigo. Debemos pedir perdón, renunciar a las palabras invitadas y ser libres. Cuidar como hablamos.

Proverbios 10:19: En las muchas palabras no falta pecado; Más el que refrena sus labios es prudente. –> Debemos cuidar lo que hablamos, lo que sale de nuestra boca.

Proverbios 17:27: El que ahorra sus palabras tiene sabiduría; De espíritu prudente es el hombre entendido. —>No debemos hablar demás

Proverbios 29:20: ¿Has visto hombre ligero en sus palabras? Más esperanza hay del necio que de él. —> Dar opinión o hablar sin saber que puede dañar o lo que puede ocurrir por sus palabras.

Las Palabras no son solo sonido acústico, sino que mueven el mundo espiritual o el mundo espiritual se mueve por sus palabras.

En el Mundo Espiritual se ata, libera, manifiesta, sana a través de las palabras.

Las palabras tienen: propósito, diseño y un blanco.

Bendecid a Jehová, vosotros sus ángeles, Poderosos en fortaleza, que ejecutáis su palabra, Obedeciendo a la voz de su precepto —> Salmo 103:20

*Las Palabras ponen en movimiento a los ángeles, huestes espirituales quienes son atraídos por las palabras. Cuando bendecimos y adoramos atraemos el favor de Dios y ángeles que vienen para ministrar las bendiciones. Cuando declaramos maldiciones criticamos, murmuramos, difamamos atraemos demonios. Invitamos a la maldición.

Cuando alguien Bendice o Maldice la bendición o maldición pasa primero por la persona que lo hace. Y eso hace que la persona se realimente negativamente o positivamente. Realimentación (según la R.A.E.) regreso de una parte de la salida de un sistema o circuito a su propia estructura (retro: utilizar hacia atrás)

*Las Palabras tienen un precio                                                                                  Palabras positivas —> Son Palabras sabias para sanar, edificar, liberar                                                 Palabras negativas —> Son Palabras necias. Detrás de estas Palabras hay potestades de tinieblas para atar, matar, enfermar. Las Palabras encarnan realidades espirituales provocando resultados en las personas como enfermedades, mentalidades y dinámicas de rechazo.                                                                                                Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad. Juan 1:14

*Las Palabras afectan lo emocional

Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada; Mas la lengua de los sabios es medicina. Proverbios 12:18 —> Golpean o Sanan.                         Porque de la mucha ocupación viene el sueño, y de la multitud de las palabras la voz del necio. Eclesiastés 5:3. (Ej. Depresiones; Elías cuando escuchó el mensaje de Jezabel)

Las palabras del chismoso son como bocados suaves, Y penetran hasta las entrañas. Proverbios 18:8 —> Penetran rápidamente y sutilmente como caramelos. Jesucristo muestra la realidad de la conexión entre el corazón y las palabras, por ello Él mismo dijo en Juan 6:63, el corazón y el espíritu están íntimamente relacionados.

¡Generación de víboras! ¿Cómo podéis hablar lo bueno, siendo malos? Porque de la abundancia del corazón habla la boca. El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas; y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas. Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Mateo: 12:34-36

*Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes. Efesios 4:29

Revertir los males ocasionados por las palabras:

Cancelando todas las palabras de maldición que hemos dicho en nuestra contra y hacia los demás.                                                                                                             Renovando el espíritu de nuestra mente (metanoia). Romanos 12:2; Proverbios 23:9                                                                                                               Arrepentirnos, revocando con sincero perdón.                                                                                      Revertir las palabras de maldición por las de bendición –> no devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo, sabiendo que fuisteis llamados para que heredaseis bendición. (1º Pedro 3:9)

Nuestro anhelo debe ser poder declarar lo que dice el Salmo 71:8 –> Mi boca rebosa de alabanzas a tu nombre, y todo el día proclama tu grandeza.

The following two tabs change content below.
Silvia de Muratore

Silvia de Muratore

Apóstol Iglesia Nueva Generación
Silvia de Muratore

Últimas publicaciones de Silvia de Muratore (ver más)


RELATED POST

COMMENTS ARE OFF THIS POST