Hagamos cambios

En una Sociedad desordenada e incrédula donde opera todo, menos la santidad, debemos esforzarnos por hacer cambios y volvernos a Dios.

Debemos de meternos en ese oleaje del Espíritu y hablar sin temor a hacer decapitados por los religiosos y denunciar delante de Dios lo corrupto, pues es mejor agradar a Dios que a los hombres, parándonos en la brecha y tomando la identidad que tiene un verdadero hijo de Dios, no adaptándonos al humanismo y fetichismo babilónico, sino tomando la posición de guerreros para decretar con autoridad de Reino contra todo decreto humano y diabólico, llamando las cosas por su nombre y desenmascarando el pecado, llevando al pecador a un verdadero encuentro consigo mismo y con Jesús, si este quiere ser restaurado y hacerlo bajo su consentimiento.

Es inconcebible que en este poderoso mover profético, un hombre pretenda pasar desapercibido estando atado a la pornografía y homosexualismo y por el simple hecho de ser hijo de un famosísimo predicador, subir a un altar por la hermosa voz que tiene, sin percatarse de la contaminación que puede desatar en toda esa casa.  A eso se les llama falsos dioses, y se les llama pecado, también se le identifica como anatema.

No es lo mismo que a ese artista se le lleve a una liberación para que siendo tocado y lavado de igual manera sea usado, pero ya bajo un manto de santidad y arrepentimiento.  Este puede desatar presencia de Dios, pero es necesario confortarlo “no avergonzarlo” pero tampoco alcahuetearlo por el solo hecho de ser una amistad.

El mundo debe ser sacado de la iglesia, el pecado no puede ser disfrazado, pues engañamos al hombre pero nunca a Dios.  El Señor dijo el que practica el pecado es del diablo, Jesús nos habló de estos tiempos y estamos experimentando una ola sorprendente de revelación, donde nuestro espíritu es sorprendido a lo profético y nos lleva a poner en balanza la Palabra que escuchamos y detectar entre lo carnal y lo espiritual y hacer movimientos en el mundo espiritual para atesorar lo que conviene y desechar lo contaminable.

Es indiscutible la realidad del humanismo que ha abarrotado muchos altares con falsos profetas sin temor alguno, ocupados en negociar que no crean, trayendo el anatema entre muchos que se han quedado paralizados por la seducción y codicia, manto de ignorancia que ha alcanzado a muchos, y Jesús dijo: se levantaran falsos dioses y engañaran aun a los escogidos.

Cuando estamos ante un verdadero Profeta de Dios nuestro espíritu es impactado y queremos seguir escuchando y ser embriagados por esa dulzura que es La Palabra, por el contrario cuando hay falsificación se revoluciona todo nuestro interior, y es ahí donde pesamos lo falso y lo verdadero.  Fuimos revestidos para ejercer autoridad sobre los mismos demonios, pero sin santidad nadie lo logrará.  Sirvamos con la cara en alto sin tener que quitar la mirada sin temor a ser avergonzados, Jesús pesa los corazones, Jesús nos conoce, Jesús nos ve, ¿Cómo estamos? ¿Qué hacemos? ¿Cómo nos ve? Jesús es El Señor.

teléfonos: 8865-57-69 ó 2256-36-68

The following two tabs change content below.
Cecilia de Caicedo

Cecilia de Caicedo

Pastora del Ministerio de Consejería Muralla de Fuego
✆ 8865-5769 / 2257-3668
Cecilia de Caicedo

Últimas publicaciones de Cecilia de Caicedo (ver más)


✆ 8865-5769 / 2257-3668

RELATED POST

COMMENTS ARE OFF THIS POST