Hablemos con la Verdad

Juan 21:15-19

Un personaje muy conocido en la Biblia es el Apóstol Pedro, y un pasaje del cual deberíamos predicar con más frecuencia. En los días tan ajetreados que vivimos, sorprendentemente sufrimos cambios provocados por el hombre; “no por Dios”, pues lo que Él estableció tiene sello inviolable, pero bajo esta atmosfera Profética y Apostólica, debemos volvernos a la Palabra y revisar cada pasaje para sobrevivir a una realidad y pedir perdón a Dios, pues la religiosidad ha hecho inversiones equivocadas, donde el que tiene ojos de Profeta no puede hacerse ciego, ni sordo ante tal amenaza.

Dios nos hace un llamado, y debemos velar porque el adversario como león rugiente, anda buscando a quien devorar y el inicuo no trabajará tan intensamente con el no conocedor, tanto como con el conocedor.  Las ondas religiosas están soplando tan fuerte, que muchos han perdido la visión y han caído en la trampa, apoderándose del rebaño y de las ovejas.  La confusión es tan grande, que deberíamos hacer memoria de lo que nos advierte La Escritura en Mateo 24:12, Y por haberse multiplicado la maldad el amor de muchos se enfriará.  La oveja en un afán de agradar al hombre, se ha quedado sin visión y está cayendo en la trampa muy sutil del enemigo en dar honra a su líder y no a su Dios, y el líder con tal de tener su record, está destituyendo al Pastor de Pastores para levantar su propio altar y su propio reino, obvio es un tanto comprometedor, hablar con libertad de este tema, pero cuando sabemos que Dios habla primero que el hombre, no debemos temer hablar con la verdad, pues también dice La Escritura: Y conoceréis la verdad y la verdad os hará libre.

El Señor nos advierte, se levantarán falsos pastores y profetas pero no hay que temer, sino decir la verdad. Estamos viendo una cantidad de ovejas atemorizadas y paralizadas porque su líder, les prohíbe la comunicación con ovejas de otro rebaño, no se dan cuenta que la denominación también la estableció el hombre y es la razón por la cual Jesús le preguntó a Pedro en tres oportunidades ¿me amas más que estos?, la primera acción antes de su respuesta fue “Señor tu sabes que te amo”, Jesús le dijo “Apacienta mis corderos”, por segunda vez le dice: Simón hijo de Jonás “me amas” y Pedro le responde: Si Señor tu sabes que te amo, y Jesús le dijo “pastorea mis ovejas”, y aun le dice por tercera vez, Simón hijo de Jonás, me amas; dice que Pedro se entristeció que le dijera por tercera vez, ¿me amas? Y le respondió, Señor Tú lo sabes todo, Tu sabes que te amo, y Jesús le recalca “Apacienta mis ovejas”.

Hoy estamos olvidando que es el pastorear y que es apacentar, esas ovejas deben ser alimentadas y son exclusividad del Señor, nosotros solo debemos hacer lo correcto, pues como un hijo aprende de sus padres, de igual manera la oveja de sus Pastores, por lo general se toma lo que ellos sirven y qué pasa si no lo hacemos recordando quién es el Pastor del Rebaño.

La más profunda demostración de amor a Dios es cuidar lo que le pertenece, su Rebaño y su Grey.  Somos el pueblo de Dios, mostremos misericordia y dedicación. JESUS VIENE PRONTO.

The following two tabs change content below.
Cecilia de Caicedo

Cecilia de Caicedo

Pastora del Ministerio de Consejería Muralla de Fuego
✆ 8865-5769 / 2257-3668
Cecilia de Caicedo

Últimas publicaciones de Cecilia de Caicedo (ver más)


✆ 8865-5769 / 2257-3668

RELATED POST

COMMENTS ARE OFF THIS POST