READING

Esposos que cambian pañales

Esposos que cambian pañales

Les confieso que a mí me costó entender que yo también podía tener mi espacio para desarrollarme profesionalmente y que la primera que debía quererlo, para poder hacerlo, era yo.  Mi sueño era ser mamá y asumí ese rol de esposa-madre mientras mi esposo terminaba su licenciatura e iniciaba su doctorado.  Sin embargo, fue mi esposo quien comenzó a motivarme para terminar mi licenciatura e iniciar luego con mi maestría.  Mi marido no frenó mi carrera, fue el que la impulsó.

Me costó mucho dejar que mi esposo les cambiara pañales a mis hijos. Recuerdo que al principio yo me quedaba a la par diciéndole cómo tenía que hacerlo. Eso le molestaba al punto de que me decía que lo hiciera yo sola. Terminé aceptando que él tenía su forma de hacerlo, aunque gastara 10 veces más toallas húmedas que yo, aunque echara a perder un pañal de vez en cuando y aunque mis hijos amanecieran con el pijama mojado porque el pañal estaba al revés.

Si no hubiese aprendido a dejarlo, no me hubiese graduado de mi licenciatura. Mi licenciatura la terminé teniendo mis primeros tres hijos pequeños y mi maestría con cuatro. Recuerdo que en ocasiones, cuando regresaba a casa luego de la universidad, mi esposo ya les había ayudado a los mayores con las tablas de multiplicar, les había hecho “arroz con atún”, y a la más pequeña le había preparado su leche con… ¡azúcar!

A veces nos cuesta ceder ese espacio que se nos ha asignado tradicionalmente a las mujeres, pero no compartir esas responsabilidades se convierte en nuestro principal obstáculo para crecer, debemos ser las primeras en permitirnos disfrutar de una red de apoyo, como lo han hecho ellos por cientos de años.  Las mujeres no delegamos porque creemos que nuestros hijos morirán si no estamos con ellos. Creemos que nadie hará las cosas mejor que nosotras, por lo cual, limitamos nuestro propio potencial para emprender nuevos retos y poner esas extraordinarias capacidades con las que fuimos creadas al servicio de los demás, 1 Pedro 4:10.

Mujer, no renuncies a tus sueños: puedes ser esposa, madre, profesional y servir en el ministerio.  Proverbios 31:10. Dios nos da la habilidad para hacer un balance en nuestra vida y en cada etapa ajustar nuestro tiempo y tareas conforme a las prioridades.  Pero existe una clave indispensable: escoja bien con quien desea construir una familia, esa persona debe impulsarla, nunca limitarla.  Ore y sea sabia al escoger.

The following two tabs change content below.
Mónica Segnini Acosta

Mónica Segnini Acosta

Anciana Iglesia CMA
Mónica Segnini Acosta

Últimas publicaciones de Mónica Segnini Acosta (ver más)


RELATED POST

COMMENTS ARE OFF THIS POST