READING

El Espíritu Santo en el Génesis Primera Parte

El Espíritu Santo en el Génesis Primera Parte

Aunque el Libro del Génesis precede o antecede por mucho en cronología al Libro de Job, es muy probable que Job sea la historia de un contemporáneo de Abraham, cuyo relato se remonte a unos dos mil años antes de Cristo, es decir, de cuatrocientos a seiscientos años antes de que se escribiera el Libro del Génesis. Así que definitivamente, la descripción que ambos libros hacen acerca del Espíritu Santo antecede en jerarquía a cualquier otro pasaje bíblico.

Génesis 1:1-3 “En el principio creó Dios (el Padre, emisor de la Palabra, el Ver-bo –‘portador de verdad’ de San Juan 1:1) los cielos y la tierra. Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía (hb. ‘revoloteaba’; gr. ‘incubaba’) sobre la faz de las aguas. Y dijo Dios (el Logos, la Palabra, el pensamiento y la voluntad de Dios expresados verbalmente –el ‘fíat’ divino que es el vehículo del poder creativo de Dios): Sea la luz, y fue la luz.”

Un monumento a la fe bíblica que contradice categóricamente al ateísmo, al naturalismo, al evolucionismo, al determinismo, al panteísmo, al arrianismo, al sabelianismo, al cientificismo, al humanismo secular y a otra cantidad inmensa de ‘ismos’ negativos, con la sola afirmación de ‘la verdad’ establecida en el fenómeno del ‘que’ y en el ‘Quién’’ de la Creación, sin detenerse a especular o a establecer teorías que hoy serían contradichas y superadas cada diez años, todas imposibles de probar fehacientemente, acerca del ‘cuando’ o el ‘como’.

En fin, lo que el cristianismo ortodoxo cree y enseña hoy acerca de la Trinidad, un solo Dios que es y se manifiesta en tres personas, no es una cuestión que se inventó San Pablo como algunos han afirmado, o que se desarrolló a partir de la reflexión de los llamados Padres o Doctores de la Iglesia y las consecuentes discusiones de los concilios por establecer los fundamentos de dicha verdad, sino algo que aparece con naturalidad en muchos pasajes y simbolismos de las Sagradas Escrituras (Luc 1:35; 3:21, 22; 2 Cor 13:14; Ap 1:4-6), siendo este el primero.

El Espíritu de Dios está ahí desde el principio, uno con Dios y ejerciendo uno de sus atributos distintivos más significativos: traer orden al caos. Dios determina, enuncia su voluntad creadora, el Verbo ejecuta, concreta la orden enunciada, y el Espíritu de Dios ordena lo creado, lo madura, lo establece dentro del ‘Cosmos’ establecido (gr. kosmos, orden –como en cósmico o cosmético). Continúa la obra creadora del Padre y del Hijo hasta alcanzar su máximo potencial y su propósito existencial (Job 26:12, 13; Sal 104:30).

Lo mismo ocurre con el ser humano. Por la voluntad del Padre existimos (Sal 100:3); por la obra del Hijo somos salvos (1 Ped 1:17-23; Ef 2:10); pero por la obra del Espíritu Santo somos perfeccionados (Tit 3:5; Fil 1:6).

Dios me les bendiga.

Teléfonos: 2460 4133 o 2460 2822/ 87073726

E-mail: franysile@ice.co.cr

The following two tabs change content below.
Francisco Jiménez Cruz

Francisco Jiménez Cruz

Pbro. Iglesia Metodista de Ciudad Quesada
Francisco Jiménez Cruz

Últimas publicaciones de Francisco Jiménez Cruz (ver más)


RELATED POST

COMMENTS ARE OFF THIS POST