READING

Enfoque: La llave durante el proceso

Enfoque: La llave durante el proceso

La palabra de Dios dice en I de Corintios 3:8: “Mas, nosotros todos, a cara descubierta mirando y reflejando como un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor”. La vida del hijo de Dios es un proceso constante, no de “cambio” (temporal) sino de “transformación” (algo que permanece).

Conforme avanzamos en nuestro caminar, los procesos siempre serán necesarios y al permitir al precioso Espíritu Santo “guiar” y “trabajar” en nuestra vida, el poder que resucitó a Cristo de los muertos, se verá manifiesto de forma cada vez más poderosa.

Es entonces cuando comprendemos que la adversidad nunca tendrá la capacidad de “destruir” a un hijo de Dios, por el contrario, el libro de Romanos nos llama “más que vencedores” (Romanos 8:37). No nos define como “simples vencedores”, nos declara como “más que vencedores”.

Eso significa que yo estoy posicionado(a) sobre todas las situaciones que están ocurriendo en mi vida por medio de la victoria de Cristo, que ya vencí lo que estoy a travesando (está consumado por la fe) y todas las circunstancias están trabajando a mi favor. Todo lo que sucede en mi vida, está funcionando para mi bien, para moldearme más al carácter de Cristo.

Podríamos entonces comparar al creyente con una pequeña oruga, que a simple vista parece no tener tanto potencial, pero por el contrario, en su interior se encuentra registrado un diseño tan poderoso, que “un día” con el pasar del tiempo su estructura será renovada, extenderá alas multicolores y volará para que ante todos sea expuesta su verdadera esencia, que estaba contenida pero necesitaba atravesar “un proceso”.

Luego de sus procesos y de la lucha que esa pequeña oruga debió atravesar a lo largo de su vida, logra salir de su crisálida para vivir cerca de un mes, tiempo durante el cual su principal función será “reproducir nuevas mariposas de su especie”.

El proceso del Espíritu Santo en nuestra vida, está formando en nuestro ser interior un diseño poderoso y hermoso, con el fin principal de que no acumulemos para sí mismos, sino que reproduzcamos esta obra maravillosa en otros, a fin de que sea preservada en las generaciones la herencia que él entregó en nuestras manos y multipliquemos el poder que se nos ha otorgado.

La manera de resistir el proceso, es mirar por la fe todo el tiempo el “galardón final”, es tomar los ojos de la fe y ver la meta a la cual llegaremos. Continúa corriendo la carrera, con paciencia, pensando en lo que alcanzarás cuando salgas de ese lugar en donde te encuentras hoy, así como Moisés, dice la palabra que no desistió porque puso la mirada en el galardón (Hebreos 11:26).

The following two tabs change content below.
Valeria Campos

Valeria Campos

Periodista El Camino

RELATED POST

COMMENTS ARE OFF THIS POST