READING

Emociones reales, personas reales

Emociones reales, personas reales

Dios nos creó con la capacidad para reaccionar ante la vida y lo  hacemos a través de nuestras emociones, que son, un regalo de Divino. Deben ser bien administradas, si están fuera de control  van a deteriorar nuestra vida, nuestras relaciones sociales y nuestra relación con Dios.

Quiero compartirte en esta ocasión, de una emoción, que si esta fuera de control se puede volver como un  “veneno en el alma”. Se puede  convertir en un sentimiento dominante, posesivo, obsesivo; que fuera de control,  contamina, intoxica el alma, el espíritu, enferma nuestro cuerpo y como consecuencia deteriora  todo lo hacemos, me refiero a la amargura.

Muchos piensan: cambiando de amigos, de trabajo, de barrio y hasta de pareja van a dejar atrás la amargura, pero hay que enfrentarla, tratarla, para erradicarla de nuestra vida. La Biblia señala en Hebreos 12:15 “Mirad bien,  no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios;  que brotando alguna raíz de amargura,  os estorbe,  y por ella muchos sean contaminados”. La amargura es un veneno que estorba al plan de Dios, para tu vida y la de los tuyos.

La amargura, va más allá de una incomodidad, de un enojo pasajero.  Surge como una pequeña molestia, un sentimiento negativo que va creciendo de conflictos no resueltos, enojos no elaborados, envidias arraigadas, fracasos no aceptados, limitaciones no asimiladas, al no manejarse apropiadamente se vuelven  estados emocionales que dominan. La amargura es el efecto acumulado, es la consecuencia de pequeñas cosas que no se resuelven. La Biblia nos da claros ejemplos como Mical la esposa de David, el rey Saúl, Absalom, Jonás, Judas y otros más. Que fueron presa de la amargura y al final pagaron un precio alto.

La amargura afecta en todo ámbito, por ejemplo en el laboral donde se evidencia con problemas en la comunicación, disminución de la efectividad y productividad no solo de un empleado sino puede afectar a todo el personal de una compañía.

La amargura produce  síntomas, la gente se  vuelve:

  1. Hipersensible, con la mínima situación, la persona reacciona en forma inapropiada, todo lo maximiza y se crean crisis, problemas, rupturas.
  2. Paranoica, la persona esta alerta ante, palabras, miradas, reacciones de los demás. Todo cree es por ella, contra ella. Por eso decide no compartir con nadie, aislarse.
  3. Hipercrítica, al hablar de otros, señala: todos tienen algo malo, los resultados están mal, el clima está mal, los proyectos van mal. No puede disfrutar de sí misma ni de otros.

¿Cómo salir de la amargura?

  1. Reconocer que se tiene amargura.
  2. Buscar ayuda con personas objetivas que nos digan lo que necesitamos oír y nos guíen a tomar decisiones acertadas.
  3. Practicar el perdón y el orar con amor por las personas, especialmente por aquellas con las que tenemos dificultades.

Acercarse más a Dios  para que los Frutos del Espíritu empiecen a aflorar.

The following two tabs change content below.
Ruth de Solis

Ruth de Solis

Pastora Centro Evangelístico
Ruth de Solis

Últimas publicaciones de Ruth de Solis (ver más)


RELATED POST

COMMENTS ARE OFF THIS POST