READING

El valor del matrimonio

El valor del matrimonio

Hebreos 13:4

Honroso sea en todos los matrimonios, y el hecho sin mancilla, pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgara Dios.

Las bases sólidas de la familia se establecen a través de esa pareja que, unido en amor, se disponen a formar correctamente una comunidad donde juntos establecerán principios para bien.

Por los años 80 aún se conservaban esos valores, donde una pareja empezaba su aventura tomados de la mano y cada año estaban más fuertes y solo se separaban cuando Dios decidía llevarse uno de los dos.  El hombre tomaba aquella mujer para honrarla y aquella mujer se amalgamaba a aquel varón dando lugar como a un padre que sería para sus hijos y cobertura personal.

 ¡¡Cómo han cambiado los tiempos!! Y la Palabra sigue siendo La Palabra y ella ordena que el hombre ame a su esposa como Cristo a la Iglesia y la mujer se someta a su esposo como a Dios.  El hijo honra a su padre y madre.  Los padres no exasperen a sus hijos.

Hoy la pareja se casa con todo condicionado y aun así un año después están separados y hasta con otras parejas.  ¿Porque? Porque no hay temor a Dios, porque se toman decisiones alejados del Único y Dios Verdadero.

Cuesta hoy ver esos matrimonios basados en la verdad, solo hay contrataciones, donde el primero que las rompa tiene las de perder, es la razón por la cual se hace contrato antes del matrimonio ¿Es eso Amor?  Otros se sostienen por apariencia, el qué dirán los obliga a soportarse, pero sus casas se convierten en cárceles llenos de tormentos, privados por completo, e hijos que solo ven y toman para sí mismos y lo único que se aprende es el no al matrimonio.

Por los 80 aún la mujer guardaba su virginidad para entregarlo como el mejor regalo de bodas, hoy la pareja se conoce y convive íntimamente como vicio y los padres permiten que ese novio se convierta en amante y…La Palabra sigue siendo La Palabra.  A los fornicarios los juzgara Dios.  Pero… ¿qué tanta participación tienen los padres que han olvidado de igual manera los principios? ¿Por qué esos cambios tan bruscos?

Los padres deben seguir cosechando lo que aprendieron en sus hogares, principios no negociados, integridad reproduce dignidad y si como padres permitimos pecado en los hijos ¿Cómo demandaremos matrimonios dignos?

Los tiempos cambian por causa nuestra, pues nos acoplamos a lo malo y no a lo bueno ¿Qué puede sentir un padre o madre que sabe que su hijo o hija comparten intimidad sin ser esposos?  ¿Y qué siente ese hijo o hija que sabe que sus padres son participes de un pecado abominable? ¿Puede haber respeto entre ambos?  El tiempo no lo cambia, ni La Palabra cambia por el tiempo, debemos estorbar al libertinaje de los hijos y consagrar día a día nuestra familia y aún en pleno siglo XXI luchar por entregar hijos vírgenes al matrimonio para que no haya tropiezo y cesen los divorcios.  El pecado consentido caerá sobre las espaldas de los padres permisivos.  Nuestra casa debe ser templo y cada de adoración no lugar de perversión ¿Puedes orar donde opera el pecado?  Dios perdone a cada familia y revele la vida.

The following two tabs change content below.
Cecilia de Caicedo

Cecilia de Caicedo

Pastora del Ministerio de Consejería Muralla de Fuego
✆ 8865-5769 / 2257-3668
Cecilia de Caicedo

Últimas publicaciones de Cecilia de Caicedo (ver más)


✆ 8865-5769 / 2257-3668

RELATED POST

COMMENTS ARE OFF THIS POST