El Tesoro y el Barro

7 Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros, 8 que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; 9 perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos; 2 Corintios 4:7-9 (RVR1960). El tesoro tiene que ver con DIOS, el barro con nosotros. La excelencia del poder es de DIOS y no de nosotros. DIOS no se quiebra, nosotros si.

Dice: “que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos;”. No tengamos temor en mostrar nuestras debilidades, en abrir el corazón y clamar por fortaleza. No pretendamos aparentar fortaleza externa cuando realmente en nuestro interior estamos derribados.

7 Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente. Génesis 2:7 (RVR1960). El DIOS que sopló una vez y nos dio vida, sigue soplando para darnos sustento, vigor, fuerzas, una y otra vez, dicho de otra manera, la gracia que nos salvó, nos sigue salvando.

1 Palabra de Jehová que vino a Jeremías, diciendo: 2 Levántate y vete a casa del alfarero, y allí te haré oír mis palabras. 3 Y descendí a casa del alfarero, y he aquí que él trabajaba sobre la rueda. 4 Y la vasija de barro que él hacía se echó a perder en su mano; y volvió y la hizo otra vasija, según le pareció mejor hacerla. 5 Entonces vino a mí palabra de Jehová, diciendo: 6 ¿No podré yo hacer de vosotros como este alfarero, oh casa de Israel? dice Jehová. He aquí que como el barro en la mano del alfarero, así sois vosotros en mi mano, oh casa de Israel. Jeremías 18:1-6 (RVR1960).

8 Porque hermanos, no queremos que ignoréis acerca de nuestra tribulación que nos sobrevino en Asia; pues fuimos abrumados sobremanera más allá de nuestras fuerzas, de tal modo que aun perdimos la esperanza de conservar la vida. 9 Pero tuvimos en nosotros mismos sentencia de muerte, para que no confiásemos en nosotros mismos, sino en Dios que resucita a los muertos; 10 el cual nos libró, y nos libra, y en quien esperamos que aún nos librará, de tan gran muerte; 2 Corintios 1:8-10 (RVR1960).

“No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.” Isaías 41:10 RVR1960.

The following two tabs change content below.
Rogelio Urbina

Rogelio Urbina

Pastor Iglesia Cristiana Gosén
Rogelio Urbina

Últimas publicaciones de Rogelio Urbina (ver más)


RELATED POST

COMMENTS ARE OFF THIS POST