El Lenguaje de Dios

Lucas 5:1-4

Aconteció que estando Jesús junto al lago de Genesaret, el gentío se agolpaba sobre él para oír la palabra de Dios. Y vio dos barcas que estaban cerca de la orilla del lago; y los pescadores, habiendo descendido de ellas, lavaban sus redes. Y entrando en una de aquellas barcas, la cual era de Simón, le rogó que la apartase de tierra un poco; y sentándose, enseñaba desde la barca a la multitud. Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar”.

El lenguaje de Dios siempre va a ser diferente al nuestro.

Hay dos tiempos de lenguajes.

  1. El lenguaje terrenal- El de las circunstancias que estás viviendo
  2. El lenguaje celestial- Lo que Dios te está hablando

“El que de arriba viene, es sobre todos; el que es de la tierra, es terrenal, y cosas terrenales habla; el que viene del Cielo, es sobre todos”. Juan 3:31

Fácilmente el ser humano, utiliza más el lenguaje terrenal que el lenguaje de Dios. ¿Por qué? Son las motivaciones, sentimientos que están en el alma,  etc… Lo que al ser humano lo dirige, rodea y motiva.

No quiere decir que todo lo que nos rodea sea malo, pero tiene que haber un equilibrio y es ahí donde quiero explicarle querido/a lector.

Pablo nos enseña: “Poned la mirada en las cosas de arriba, no en las de la tierra”. Colosenses 3:2

“Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad  las cosas de arriba,  donde está Cristo sentado a la diestra de Dios”.  Colosenses 3

Cuando llega el lenguaje de Dios, todo cambia. El lenguaje de Dios, te traslada una dimensión que no tenías antes, te lleva por los ríos de revelación.

Siete cosas que necesitas para entender el lenguaje de Dios.

  1. Entender que Siempre Dios te va hablar en medio de las circunstancias.
  2. No huir en medio del silencio.
  3. La espera es la confianza que depositas en Dios.
  4. Dios no va hablar a tu necesidad, te va hablar a ti.
  5. Las cosas que vives, desierto, silencio,  es momentáneo.
  6. Lo que Dios habla es eterno, tiene destino, y no tiene caducidad.
  7. Recoge su voz. y analízala.

La voz de Dios no debe de producir en ti temor, sino reverencia.

¡Ama, anhela, valora, aprecia y recoge su voz!

The following two tabs change content below.
Lidia Giménez

Lidia Giménez

Pastora de Ministerio Casa de Adoración
Lidia Giménez

Últimas publicaciones de Lidia Giménez (ver más)


RELATED POST

COMMENTS ARE OFF THIS POST