Dios Escucha Lo Que Hablamos

I. EXPOSICIÓN

A.   Cuando nosotros hablamos, lo hacemos en el oído de Dios. Las palabras que nosotros hablamos son vitales para poseer nuestra herencia.

1.    12 espías que fueron enviados para inspeccionar lo que Dios les había dado: la tierra de Canaán, su Derecho de propiedad, dos de ellos dieron un informe basado en la fe de lo que Dios dijo, diez de ellos dieron un mal informe.

2.    Hablar contrario a lo que Dios dice en su palabra es dar malos informes.

3.    Porque el enemigo levantará obstáculos en su camino para que usted no llegue a poseer lo que ya le pertenece,

4.    No hable el parecer de los hombres,  hable como Josué y Caleb, el parecer de Dios.

5.    Lo que diga la gente de usted no lo tiene que detener.

 

B.   Estar en desacuerdo con lo que Dios habla es: hablar mal.

1.    Los diez espías hablaron mal porque hablaron lo contrario a lo que Dios les había dicho. Dios les dijo que entraran y poseyeran la tierra.

2.    La mentalidad de esclavos no les permitió ver la grandeza de Dios.

3.    Y no se ofenda con lo que le voy a decir, pero lo peor que le puede pasar a un cristiano es considerar lo del mundo más grande que la palabra de Dios.

4.    Es perverso considerar lo del mundo como más grande. Ellos no poseían la tierra por causa de sus palabras.

 

C.   Cuídese de hablar cualquier cosa contraria a la palabra de Dios.

1.    Si una situación no es la esperada, empiece a hablar lo que Dios dice al respecto y eso comenzará a cambiar.

2.    Lo espiritual siempre gobierna lo natural.

3.    Estaban quejándose y murmurando públicamente, estaba teniendo una discusión pública. No pensaron quién podía estar escuchando. Números. 14:26-32

4.    Dios tenía un pacto con esa generación: hacerlos entrar en la tierra prometida, pero los hombres con sus palabras y acciones quebraron ese pacto y se quedaron afuera

5.    Lo que dice en público lo dice al oído de Dios, lo que dice al oído de Dios es lo que va a tener.

6.    Hable la palabra sobre cada área de la vida.

 

II. CONCLUSIÓN

1.    Hay quienes creen que Dios solo escucha cuando estamos orando. Él no sólo oye nuestras oraciones, oye cada palabra que decimos.

2.    Por eso es importante no tener doble discurso: en la iglesia comemos gigantes y luego salir decir que somos como langostas.

3.    Nosotros no podemos caminar en fe y hablar lo que es opuesto a la Biblia.

 

ranvega@yahoo.com

 

The following two tabs change content below.
Ronald Vega

Ronald Vega

Pastor Grl. Iglesia Fuego Santo AD Pérez Zeledón C.R.
Ronald Vega

Últimas publicaciones de Ronald Vega (ver más)


RELATED POST

COMMENTS ARE OFF THIS POST