Cuidado

Marcos 4:24 “Mirad lo que oís, porque con la medida con que medís os serás medido y aun se os añadirá a vosotros lo que oís”.

Es muy importante meditar en algo que se mueve en estos tiempos, tal vez por la presión que nos rodea, por el estrés, o por tanto corre, muchas veces no escuchamos, solo oímos, y eso puede acarrear grandes conflictos.  Un ejemplo son: las redes, debemos agradecer a Dios por los adelantos tecnológicos pero debemos de tener muchos cuidado.  He notado que al menos en consejería, mucha gente se acerca porque ya no aguanta la presión, los matrimonios están presentando dificultades porque gente sin temor hacen llamadas para provocar conflictos, la envidia carcomiendo y produciendo cáncer en muchos corazones, pues solo oyen y se dejan engañar por el maligno.  Alto: no todo se ve cómo tiene que verse y el oír es muy peligroso, pues con ello juzgas y te apresuras a hacer juicios con quien no debes, es ahí donde nos dice el Señor, con la medida que medís seréis medidos, en forma muy sutil en la misma iglesia se hacen comentarios que no se deben tomar en cuenta, sea vuestro hablar si si no no.  Cuando alguien se acerque para robarte el tiempo y la paz, aléjate, porque no deja de afectar ya que a solas muchas veces pensamos si será verdad o será mentira lo que nos dijeron y por ello responderemos delante Del Señor, así lo dice La Palabra y yo lo creo ¿Cuántas veces se juzga por un mal entendido?, ¿porque poner palabras en la boca de alguien que nunca lo dijo?.  Hace un tiempo, atendí a una persona que tenía una amistad hermosa de muchos años, se querían mucho pero un mal entendido les dividió.  Cuanto te dejas seducir, se te olvida lo bueno que esa persona sembró o que juntos sembraron.  Antes de tomar una decisión y no solo escribir o decir algo meditemos, porque podemos dañar algo que costara mucho reparar, pues el dudar de alguien de confianza es peor que un engaño.  La lengua  tiene mucho poder, con ella edificamos o destruimos, herimos o sanamos.  Demostremos inteligencia, no insensatez, las palabras dañan o edifican porque ya por salidas de la boca no se puede volver atrás.  No pensemos por otro ni pongamos palabras en boca ajena, sobre todo no actuemos sin dirección de Dios.  Decisiones sabias cambian circunstancias, sea vuestro hablar con temor, porque de toda palabra ociosa que hablemos responderemos.  La misma Iglesia está llena de personas heridas por imprudencia al hablar.  Es importante la advertencia que nos hace Marcos cuando nos dice: Cuidado con lo que oyes.  La sabiduría debemos mantenerla, y los oídos los tenemos que tener alerta, nadie se crea mayor que otro al fin de cuentas lo único que tenemos seguro, es la Misericordia de Dios.  Aleja el pie de tu vecino y de igual forma miremos quien entra en nuestra casa, cuidado con las redes sociales, esa es una universidad y ahí conocemos gente que físicamente nunca hemos visto.  Pidamos a Dios y nunca permitas que alguien te hable de otra persona y muchos menos de un Ungido de Jehová.

 

Pastora

Cecilia de Caicedo

Ministerio Muralla de Fuego

Teléfonos: 8865-57-69/2257-36-68

The following two tabs change content below.
Cecilia de Caicedo

Cecilia de Caicedo

Pastora del Ministerio de Consejería Muralla de Fuego
✆ 8865-5769 / 2257-3668
Cecilia de Caicedo

Últimas publicaciones de Cecilia de Caicedo (ver más)


✆ 8865-5769 / 2257-3668

RELATED POST

COMMENTS ARE OFF THIS POST