READING

Cuando Dios nos libra de la aflicción pero no de l...

Cuando Dios nos libra de la aflicción pero no de la situación

Hay momentos donde Dios no te va a quitar aquello que te está incomodando, ya que eso saca lo mejor de nosotros, en lugar de eso te provee las herramientas que te permiten crecer en medio de ese ambiente aparentemente hostil.   Nuestro problema es que creemos que Dios nos va allanar el camino y todo será fácil, cuando vemos que las cosas no son así, nos rendimos, nos peleamos con Dios, nos cerramos y no aprendemos lo necesario para seguir la vida sin que esas cosas nos gobiernen.

 Ciertamente  la Biblia dice que muchas son las aflicciones del justo pero de todas ellas le librará Dios, sin embargo no quiere decir que nos quita la situación, sino la aflicción que esa situación nos produce. Y esto ocurre cuando, la situación no tiene el control de tu vida sino tu fe, nuestra confianza de que yo no tengo el control de la situación sino Dios y que sus pensamientos y planes para mi vida son de bien y no de mal.

 La Biblia nos manifiesta muchas situaciones de los siervos y siervas de Dios, en la cuales el accionar de Dios no fue librarlos de la situación que vivían, sino enseñarles a pelear esas batallas porque solo así saldría lo mejor de su fe; la misma Palabra de Dios nos dice que debemos ser probados como se prueba el oro y la plata, con el fin de que, al igual que el oro y la plata, aquello que nos resta valor sea quitado y lo más puro y valioso se manifieste en nosotros.

 Veamos solo unos ejemplos en la Biblia, Pablo oro en tres ocasiones para que aquel aguijón que le aquejaba fuese quitado de su vida, y la respuesta de Dios fue: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. 2 Co.12.9.

 En Jueces 3.1-2 dice que Dios no había destruido a las naciones que estaban en Canaán para que los israelitas que no habían luchado en las guerras anteriores, aprendieran a luchar.

 Nuestro modelo de vida, a quien todos seguimos, Jesús, en el huerto de Getsemaní, la noche que fue entregado, su oración en medio de una gran angustia por lo que el siguiente día tenía que enfrentar, fue no se haga como yo quiero, sino tu voluntad. Tuvo que beber la copa que estaba delante de Él.  Jesús después de casi tres horas de oración sale de aquel lugar de angustia, como uno que aunque tiene que enfrentar la muerte, ya no le tiene miedo, y camina hacía los que le arrestarían. Es por eso que los hijos e hijas de Dios podemos afirmar: Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. 2Timoteo 1.7

Y por medio del Espíritu Santo en nuestra vida en cualquier situación podemos decir cómo nos enseña el apóstol Pablo: Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Filipenses 4.13

discipuloscristo@ice.co.cr

www.discipuloscr.org

The following two tabs change content below.
William Luna

William Luna

Iglesia Cristian Discípulos de Cristo en Siquirres
William Luna

Últimas publicaciones de William Luna (ver más)


RELATED POST

COMMENTS ARE OFF THIS POST