Celebraciones

Efesios 6:1,4 “Hijos, Obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra. Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina, y amonestación del Señor”.

Por lo general, los humanos, estamos acostumbrados  a las celebraciones, y buscamos cualquier pretexto para hacerlo.  Justo hace unos días, se celebró el día del padre, para muchos es simplemente un día en que se envuelve un regalo se hace un poco de sacrificio en el presupuesto, se sale del compromiso y la vida sigue.  Al igual que el día de la madre, otro presupuesto, otro ajuste y la vida sigue adelante hasta que haya otra celebración, pero si conscientemente reflexionamos, nos damos cuenta que para muchos es solo un día más de reunión y nada más, porque muchos padres y madres llevan ese título solo  porque fueron los que procrearon, pero no los que formaron.

Al conversar con adultos, jóvenes y hasta niños vemos repeticiones de agresiones y maltratos que solo están escondidos carcomiendo internamente un niño metido en estuche de adulto, y sin llevar a cabo un proceso de sanidad, tratamos con madres y padres agresores, que solo repiten el patrón que les fue impuesto años atrás. Tenemos las famosas reuniones pero internamente hay hijos llorando del recuerdo que solo se disimulan para seguir siendo hijos honrando al padre y a la madre, por imposición y nunca por determinación.

Aplicamos la orden al hijo y se nos olvidó que no cumplimos con las bases establecidas CRIARLOS EN LA DISCIPLINA Y AMONESTACION DEL SEÑOR.  Padre y madre no es llenar de lujos  y comodidades a un hijo, sino enseñarles a amar al Señor sobre todas las cosas, es dar amor, corrección y disciplina justo cuando hemos sido disciplinados. Obviamente reconocer nuestras faltas, aceptar el consejo de hijo y no imponer el clásico del (A mí se me respeta porque soy quien mando) ignorando lo que dice la Escritura NO PROVOQUEIS A IRA A VUESTROS HIJOS.

El mayor debe de enseñar al menor a respetar y nada mejor que enseñar con el ejemplo  y aceptar que ciertamente nos equivocamos y no podemos exigir lo que no hemos sembrado. El  corazón del hijo tiene que ser sanado, al igual que el corazón del padre. Alguien tiene que tomar la decisión y ¿Por qué no te adelantas y le ganas el camino al diablo, para poner en paz tu vida?  Reconozcamos la falta, de esa manera no se celebrará un día por compromiso, sino se festejara con dicha el ser un verdadero padre y una autentica madre. Que este día podamos reflexionar y pedir perdón.

LA FAMILIA ES EL MAYOR REGALO DE DIOS.

The following two tabs change content below.
Cecilia de Caicedo

Cecilia de Caicedo

Pastora del Ministerio de Consejería Muralla de Fuego
✆ 8865-5769 / 2257-3668
Cecilia de Caicedo

Últimas publicaciones de Cecilia de Caicedo (ver más)


✆ 8865-5769 / 2257-3668

RELATED POST

COMMENTS ARE OFF THIS POST