Barrabás: “y mi libertad”

Leer Mateo 27:15-26

¿Te has fijado que en muchas catástrofes alguien sale ganando beneficiándose de las circunstancias y son las que menos lo merecen?

En un huracán personas pierden sus casas y sus muebles. Los constructores ganan al reconstruir la casa y los vendedores de muebles ganan al venderle nuevos muebles.

Hubo un hombre que se benefició grandemente de las circunstancias tristes que existieron poco antes de la muerte de Cristo, aquel día de la crucifixión.

Para los discípulos de Cristo fue un día triste.

Para María, la mamá de Jesucristo, fue un día horrible.

Hasta para Pilato, el gobernador romano, fue un día inolvidable.

¡Pero, para Barrabás, fue un día maravilloso! Evidentemente, él estaba en el corredor de la muerte, esperando el momento en que le ejecutarían por su rebelión y homicidio. Mateo 27-16 lo llama “preso famoso”.

Barrabás escuchaba las botas ruidosas de los soldados mientras se acercaban a su celda. Escuchó las cadenas de su celda que se abrían, probablemente pensando que lo llevarían al verdugo para ejecutarlo. Tuvo mucho tiempo para pensar en todo eso. Su vida estaba para llegar al fin. Jamás vería su familia ni sus amigos. Pensaba: ¡Si tan solo me dieran otra oportunidad! Pero sabía que no le darían indulto porque había intentado derrocar el gobierno romano. Para él no había esperanza.

Nadie pudo sorprenderse más que Barrabás cuando los oficiales anunciaran que a él lo habían seleccionado para salir de la prisión. En vez de clavarle en la cruz, a Barrabás lo soltaran. Mientras que un hombre inocente que predicaba amor y compasión, lo crucificarían. Y, un hombre culpable, cuyo mensaje era la violencia y el odio, estaba libre. ¿A eso llaman justicia?

Barrabás fue la primera persona que pudo decir literalmente: “Jesucristo murió por mí”. Cuando a la muchedumbre le dieron la oportunidad de elegir entre Barrabás y Cristo, Barrabás fue el afortunado.

Pero quiero preguntarles ahora:

¿Fue Barrabás la única persona liberta aquel día?

Cada uno de nosotros podemos decir que fuimos libertos, ya que Cristo murió por nosotros.

Jesús representa al que es inocente, y está siendo juzgado injustamente mientras que Barrabás, representa a todos los criminales. El ladrón que atraca a una viejita para sacarle el bolso. El violador que arrastra a una joven en un lugar oscuro. Así mismo, en un sentido genérico nos representa todos nosotros porque todos hemos desobedecido las leyes morales de Dios: el idolatra, el que dice el nombre Dios en vano, el desobediente, los infieles, los deshonestos, los mentirosos, los codiciosos, el hipócrita.

Barrabás no hizo nada para merecer el perdón. Asimismo, le dieron la libertad. Fue esta una asombrosa muestra de la gracia de Dios.

Dijo Pablo en Romanos 3:23 “Porque todos hemos pecado y estamos destituidos de la gloria de Dios”.

¿Estás listo para aceptar la libertad que Cristo compró con su propia sangre?

 

87227168

anafonseca180569@yahoo.com

The following two tabs change content below.
Ana Fonseca

Ana Fonseca

Pastora Ministerio Dame La Mano
Ana Fonseca

Últimas publicaciones de Ana Fonseca (ver más)


RELATED POST

COMMENTS ARE OFF THIS POST