15 julio, 2019 2:02 pm

Aprendamos a Vivir

Al leer un libro, lo hacemos porque algo nos llamo la atención, empezamos con una expectativa ¿Cómo acabara la historia? ¿Cuándo escribes un libro o una historia sucede lo mismo ¿Cómo empieza y dónde lo acabo?.  Cuando fuimos concebidos….  Hubo un principio y por fuerza mayor tendrá un final, todo lo que nace, muere y tenemos una meta que cumplir por cada historia, hay una experiencia y nada mejor que aprender a trazar caminos quitando los tropiezos, para recorrer satisfactoriamente el trayecto que solo individualmente podemos marcar. 

La vida nos dará sorpresas, unas caídas, pruebas, angustias, pues el mismo Señor lo dijo “En el mundo tendréis aflicción, pero confiad.  Yo he vencido al mundo.  El libro que leímos, nos dejo una lección, podemos volver a leerlo y al igual  podemos volver a escribir otro libro.  Por el contrario, la vida no la puedes devolver para no tener caídas, podemos aprender una nueva lección, sin tener la oportunidad de devolvernos de los 30 a los 18 o de los 50 a los 30, pero si podemos ir construyendo para los que vienen atrás, para que puedan aprender y perfeccionar lo que nosotros no alcanzamos.  Es justo donde debemos entender que todo tiene su tiempo y que cerramos un ciclo al dejar esta tierra, pero para ello debemos planificar el día a día y establecer que todo ser humano tiene una función y un destino, y si en el mundo tenemos aflicciones, no quiero decir que cerraremos con dolor y tragedia, si no con victoria, con gozo, el habitar en la tierra de los vivientes. 

La vida del hombre son 70 años y los muy bendecidos 80 ¿Por qué vemos como tragedia la partida? (muerte física).  Aprovechemos el sembrar y a la vez dejemos un legado a nuestras generaciones.  Abramos ese libro con entusiasmo y volvamos a leerlo, escribamos ese libro y estampemos esa historia, pero determinemos seguir con una nueva historia superior.  Empecemos nuestro caminar sin conformismo, sino poniendo sabor a la vida y disfrutando el momento y cuando el ciclo se cierre, puedan otros leer y hablar de esa historia no como sin sentido, sino como una edificación que se fue mejorando con el correr del tiempo. 

No hablemos de la muerte como un castigo o como algo trágico, sino como un principio con expectativas y que concluye con un feliz cierre.  No miremos la muerte como castigo, sino como realmente debe ser “Una bendición”, como un libro que quisiéramos leer y aprender de cada uno de sus capítulos que pudimos mejorar.  Nuestro tiempo llegara y los nuestros entenderán que morir es empezar a vivir y que solo se deja un espacio, para que otro siga edificando y construyendo.  La vida es un regalo de Dios que tiene un tiempo y sigue su ruta a lo inmortal a lo eterno y lo hermoso de Dios.  ¡Aprendamos a Vivir!

The following two tabs change content below.
Cecilia de Caicedo

Cecilia de Caicedo

Pastora del Ministerio de Consejería Muralla de Fuego
Cecilia de Caicedo

Últimas publicaciones de Cecilia de Caicedo (ver más)


COMMENTS ARE OFF THIS POST