Amor Manifiesto

Vivimos en un tiempo donde el concepto del amor se ha reducido a palabra bonitas, o se relaciona a la sexualidad física; donde el vínculo de una pareja en principio se le relaciona con el amor, y mientras dura el romanticismo todo parece hermoso, sin embargo el índice de divorcios sigue creciendo en nuestro país, y si  preguntaremos a esas parejas cuando se van a casar, si se aman la respuesta sería un SI rotundo, o si piensan que se van a divorciar algún día su respuesta sería un NO definitivo; sin embargo a la vuelta de unos años, y en algunos casos, meses, ya están debatiendo en su mente la duda si esa era la persona ideal para casarme y piensan en el divorcio.

  El amor tiene que ver con algo más que un sentimiento, es una decisión, la cual conlleva consecuencias que se aceptan y se ven como parte de esa decisión de amar. La Biblia dice en el pasaje más inequívoco de la realidad del amor divino, San Juan 3.16. “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito…” El amor no se queda en una expresión verbal, inevitablemente el amor tiene que ser manifiesto; las acciones que tenemos hacia los seres que decimos amar, deben de ser una manifestación externa de ese sentir interno.

  Dios nos ama, lo ha dicho: “con amor eterno te he amado” Jeremías 31.3 pero también lo manifestó dando a su único hijo, Jesucristo, y en nuestro caminar diario podemos ver su amor manifiesto en todo lugar.

  Como hijos e hijas de Dios, debemos seguir el ejemplo de nuestro Padre Celestial, no solo debemos decirle a la gente que le amamos, sino que esa palabra deben de estar acompañada de acciones que la afirmen.

  A Dios le decimos que le amamos, le cantamos en los cultos, pero ¿nuestras acciones demuestran el amor que tenemos por EL? ¿Será que hemos desarrollado un amor romántico por Dios, donde nos quedamos dando vueltas en las palabras pero nunca aterrizamos en las acciones?. Los primeros cristianos llevaron su amor por Dios a la máxima expresión de este, dar su vida como prueba indubitable de su amor.  Nuestro Señor y maestro  en San Juan 15.13 nos dijo esta gran verdad: Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos.

  En nuestro contexto no exponemos nuestra vida a la muerte física, pero, nuestra fe si nos demanda estar dispuestos a morir a los sistemas que el mundo quiere imponernos, a ser tan diferentes como lo fueron los primeros cristianos en medio de la cultura grecorromana.

  El verdadero poder del amor está en llevarlo a su manifestación en nuestras acciones diarias. No solo le diré a las personas que les amo, se los voy a demostrar; no solo le diré a Dios que le amo, viviré una vida que lo demuestre en el día a día.

The following two tabs change content below.
William Luna

William Luna

Iglesia Cristian Discípulos de Cristo en Siquirres
William Luna

Últimas publicaciones de William Luna (ver más)


RELATED POST

COMMENTS ARE OFF THIS POST