READING

70 Noches de Adoración y Ministración… Mi testimon...

70 Noches de Adoración y Ministración… Mi testimonio

 (Pido en lo posible ser leído en voz alta)

Primero pensé que sería ingrata no hacerlo. Ahora pienso que es necesario hacerlo. Es necesario porque antes de que comenzara la ministración dije que tomaría todo lo que Dios tuviera para darme esa noche.

Es necesario dar mi testimonio, sobre lo que Dios hizo públicamente en esas noches. Sobre todo una, el día número 37 a través del Evangelista Rich Vera (www.ronychavesInstitutoapostólico). En sólo esa noche sucedieron varias cosas.  Fui liberada de TODA maldición que estuvo sobre mí y mi casa. TODA maldición generacional que estuvo presente en éstos años, fue destruida. TODA atadura generacional de muerte y enfermedad fue rota. Fue destruido TODO espíritu de diabetes y problemas en la sangre, para mí y mi familia.

Fui libre de TODO cáncer y fui libre de la punta de mi cabeza hasta la planta de mis pies. Esto luego de año y medio casi, que mi mamá murió de cáncer en los huesos, hígado y pulmones. Esto quiere decir que hay más que vida en mí. Quiere decir que la verdad es hoy, y hoy soy sana.  Al día siguiente quité mis cuatro dosis de insulina diarias. Sin embargo no soporté, me deshidraté y subió mi glicemia a 350 mg/dl al cabo de dos días.  En éste estado y en éstas circunstancias, hubiera subido a 350 sin únicamente sólo una dosis de las cuatro, y a 600 o más, (como estuvo a más de 800 cuando fui diagnosticada hace 27 años), en dos días.  A los dos días después de haberme quitado las dosis me volví a inyectar pero la mitad, y me hidraté con suero oral. Me estabilicé.

Hoy sé que lo que quiero que se realice en mi vida sólo yo lo decido. La bendición Dios la puso y sólo yo voy a tener la decisión  de recibirla o no. Nadie más puede recibirla por mí e incluso cuando escribo éste testimonio, siento de nuevo por dentro la unción o electricidad que se vio ese día recorriendo mi cuerpo por media hora o más en ese servicio.

Hoy diré  y me mantendré diciendo la verdad. Soy sana.  Por sus llagas fui sanada. Mi familia es sana. Entre ellas están: mi hermana que fue diagnosticada con diabetes mellitus e insulinodependiente desde los tres años de edad,  mi primo hermano  diagnosticados con diabetes mellitus y dependiente de insulina desde los 10 años; mi prima hermana diagnosticada con diabetes tipo II desde los 20 años.  Mi tía Elsa que mientras le leía el testimonio sintió un calor en todo su cuerpo y fue sana y lloraba.  Porque Él es fiel y seguirá siendo fiel.

The following two tabs change content below.
Gabriela Hidalgo

Gabriela Hidalgo

Gabriela Hidalgo

Últimas publicaciones de Gabriela Hidalgo (ver más)


RELATED POST

COMMENTS ARE OFF THIS POST