Tiempo para un cambio de ruta

Durante el presente mes de setiembre se celebran 196 años de vida independiente de la nación costarricense. Un país centroamericano compuesto por 51.100 km², caracterizado por su naturaleza y cultura defensora de la paz. Fiel representante de una de las democracias más sólidas y consolidadas del mundo y caracterizado en el año 2016 en el primer lugar, en cuanto al índice de desarrollo humano de Latinoamérica.

Sin embargo, pese a las múltiples bendiciones que el Señor entrega diariamente a la nación tica, en los últimos años se han levantado situaciones preocupantes, que deben ser analizadas con lupa en aras de proponer soluciones que resguarden el futuro y bienestar de la población.

El pasado mes de agosto, el presidente de la República Luis Guillermo Solís Rivera comunicó mediante cadena nacional de televisión que su gobierno enfrenta «dificultades de liquidez para pagar obligaciones y garantizar servicios » y anunció un periodo de mayor austeridad. Ante este escenario, Rivera alertó su preocupación de presenciar una situación país similar a la que se desencadenó, tiempo atrás, en Grecia, España e Italia.

«Nadie quiere que Costa Rica se parezca a Grecia, Italia o España en el 2018 «, indicó puntualmente el señor presidente, en conferencia de prensa. Días después, el mandatario se retractó de encender tan fuerte alarma, indicando que esta es sólo una medida preventiva y no el anuncio de un estado de alerta serio, lo cual encendió fuertes críticos, pues analistas señalaron que su discurso fue contradictorio e irresponsable.

Si se analiza de cerca el crecimiento económico sostenido, que el país experimentó durante 25 años, antes del 2013, es claro concluir que el fuerte problema fiscal y la poca liquidez, son sólo la punta del iceberg, de un conjunto de malas decisiones, que podrían compararse con los abusos de poder que se presenciaron en la economía griega.

En primer lugar, en Grecia, existían empleados de gobierno con salarios millonarios (esto representó un factor clave), algunos funcionarios públicos devengaban sumas exorbitantes como salario base, pluses desmedidos, extras y acuerdos sindicales, superando altamente lo percibido por funcionarios de países ricos de Europa.

Esta economía desarrolló proyectos que parecían infinitos, propiciando altos gastos en salarios. Por ejemplo, el gobierno creó una oficina con el propósito de construir una ciudad y años después, al solicitar resultados, ni siquiera se concluyó con el proceso de licitación, despilfarrando importantes recursos económicos que no se destinaron a otros objetivos prioritarios para el país.

Existían oficinas gubernamentales sin función alguna, las cuales representaron otro punto medular, en la crisis griega. El gobierno mantenía una oficina, sólo con el objetivo de administrar el lago Kopais, a pesar de que este afluente dejó de existir desde 1930.

Otro factor importante, fue la decisión del gobierno griego, de gastar más de lo percibido. Grecia mantuvo un nivel de gasto público creciente, a pesar de que sus ingresos no se incrementaban y la evasión de impuestos era la norma y no la excepción a la regla. Por este motivo, para sostenerse, solicitaban préstamos, hasta que finalmente declararon no tener con qué pagar.

El gobierno griego escondió la contabilidad de los ciudadanos y también de los demás países y decidió tomar deudas. En el 2009 se descubrió que el endeudamiento, era cuatro veces mayor de los datos que se habían publicado. Aunado a lo anterior, los planes de pensiones eran insostenibles; Grecia contaba con jubilaciones de oro, pues las personas se pensionaban a los 50 años de edad, cobraban el 96% de su último salario; representando planteamientos insostenibles a largo plazo.

Además, pese a que el gobierno tuvo la solución en sus manos, decidió no aplicarla por temor a los sindicatos; esto sin importar que recibió asesorías para diversos planes rescate muy bien planteados. Europa y el Fondo Monetario Internacional, ofrecieron realizar préstamos de dinero si implementaban cambios internos; empero hicieron uso de los beneficios sin gestionar los cambios necesarios.

Volviendo a pensar en la preocupación del presidente Luis Guillermo Solís, es evidente que la misma sintomatología griega, se ha presentado en el país por parte de los actores gubernamentales. Es necesario reconocer que la nación requiere un cambio de ruta urgente y contundente con el fin de evitar que los daños continúen creciendo y más bien se proponga un plan de sanidad en todas las esferas sociales.

Costa Rica es un país con mucho potencial, llena de seres humanos esforzados, amables que siempre reciben al extranjero con una sonrisa y un ¡pura vida! La nación está llena de seres humanos emprendedores, con ideas y creatividad, que resaltan en los deportes, el arte y las ciencias, entre otras ramas. Es necesario potenciar todo lo bueno que se tiene, con el fin de promover un mejor hogar para las futuras generaciones.

Es hora de hacer un llamado al gobierno, para utilizar su último año de gestión con el propósito de tomar buenas decisiones, que allanen el camino para el próximo partido político que alcance la silla presidencial. Es importante que los ciudadanos finalicen las críticas y propongan acciones que influencien el sector en el cual se desenvuelven, porque al fin y al cabo lo importante es cuál actor político es más fuerte, sino cómo se heredará un país mejor a las futuras generaciones.

Se debe alzar la voz a los nuevos candidatos a la Presidencia de la República, con el fin de solicitarles proponer ideas innovadoras y contundentes que permitan atacar los problemas desde la raíz y generar opciones de cambio, estrechando alianzas inteligentes y promoviendo la extensión de puentes entre diferentes colores y banderas.

El pueblo de Dios, de igual manera, debe mantenerse informado, no puede permitirse desconocer la realidad de su país, no con el fin de “preocuparse”, sino más bien de “ocuparse”. Pues serán los hijos de Dios, alertas, quienes levantarán por medio de sus acciones espirituales y naturales, el cambio que necesita la Costa Rica del futuro.


RELATED POST

COMMENTS ARE OFF THIS POST