READING

¿Practicidad o atropello a la democracia?

¿Practicidad o atropello a la democracia?

El mes de abril, representó un periodo abrupto para el país, en cuanto a las nuevas propuestas realizadas por el gobierno en curso, para la inclusión de temas sobre sexualidad e igualdad de género en las aulas de escuelas y colegios. Pese al panorama polémico que este tipo de coyunturas desata, no representa algo sorpresivo, sino más bien, la crónica de un golpe anunciado, que ha sido evidente para quienes siguen con lupa, las señales de quienes dirigen la musicalización de esta orquesta llamada Costa Rica.

El pasado lunes 10 de abril, se inauguró el nuevo escenario nacional, con la noticia publicada en el periódico La Nación, sobre la postura implacable de la Ministra de Educación, Sonia Marta Mora, que anunció cambios drásticos, en los programas del Ministerio de Educación Pública (MEP), para introducir temas como diversidad sexual y género, siendo enfática en que no se tomará en cuenta la opinión de los padres, pues según el MEP, el proyecto vagaría por todas partes. Ante esta situación, resulta imposible no cuestionar tanta premura (que extrañamente, no se muestra en factores de mayor trascendencia para el país).

Días más tarde, el pasado martes 16 de abril, se lanzó el segundo aviso por parte del ejecutivo; y el país despertó con la noticia en los medios de comunicación nacionales, sobre una nueva campaña que realizaría la institución PANIAMOR, con el apoyo, del Instituto Nacional de las Mujeres (INAMU) y el Ministerio de Educación Pública. Según se expresó abiertamente, su objetivo es promocionar la igualdad, el respeto y también de forma explícita, la aceptación de la ideología de género como una verdad natural.

Ante este panorama, vale la pena realizar la analogía; si Costa Rica es un país que abraza la libertad de culto, de manera, que la cobija constitucionalmente; si a los padres de familia se les otorga el derecho de decidir si sus hijos recibirán lecciones de religión o no en los centros educativos, precisamente respetando, la facultad que les brinda el estado social de derecho, en el marco de su responsabilidad tutelar y bajo el concepto jurídico del Principio de Interés Superior del Niño o la Niña, el cual se estipula, inclusive en la Carta de los Derechos del Niño de la Sociedad de las Naciones: ¿Cómo entonces, se atropella de esta manera, imponiendo puntos de vista totalmente subjetivos, ante un tema de formación de principios y valores de vida? ¿Dónde quedan los derechos de los padres y madres de familia en relación con la construcción de la estructura moral de sus hijos?

Costa Rica es un país altamente conservador, es por este motivo que se reconoce la religión católica, como oficial, es por esta razón que las luchas desarrolladas por parte del conservadurismo y el fundamentalismo, en los últimos años, han contado con un amplio apoyo, más allá de quienes se manifiestan, intentando hacer “bulla” en sus perfiles de redes sociales, con poco fundamento imparcial y alto criterio sesgado sobre el quehacer social.

¿Intentan estas líneas indicar, que no es bueno que a los jóvenes se les brinde educación sexual en sus centros de estudio? De ninguna manera. ¿Se promueve entonces, por medio de estos párrafos, la discriminación a la comunidad LGTB? Absolutamente no. Sin embargo, es un llamado a tomar conciencia, que en un tema tan delicado como el adoctrinamiento de niños y adolescentes, en asuntos morales, creencias y costumbres, el gobierno se encuentra en la obligación, de respetar la democracia que sostiene las columnas costarricenses y abrir la posibilidad que sean los padres y madres de familia, quienes indiquen el rumbo que tendrá la formación de sus hijos, como seres humanos, lejos de temas meramente académicos e intelectuales.

Si la señora Ministra de Educación, considera que establecer cambios arbitrarios en la educación moral de las nuevas generaciones, es practicidad, surge el cuestionamiento; ¿cómo anular la letra del himno que cantamos en setiembre?: “Sepamos ser libres, no siervos menguados, derechos sagrados la Patria nos da”. “Sólo es hombre el que tiene derechos no el que vive en la torpe abyección, y baluarte serán nuestros pechos contra el yugo de inicua opresión”.


RELATED POST

COMMENTS ARE OFF THIS POST