11 agosto, 2020 9:41 am

No más Violencia Costa Rica

Desde hace ya varios años la violencia en nuestro país ha ido creciendo abruptamente, durante el año pasado cada 18 horas con 36 minutos ocurrió un homicidio, para ese año subieron los casos a 471 mientras que en los años anteriores llegaron a 411. Las noticias escritas, radiales y televisivos tienen cada vez más noticias sobre este tema. A pesar de que delitos como asaltos, hurtos, robos a vehículos y edificaciones presentaron una baja en estos años, el tema de la violencia no cesa, por el contrario aumenta.

La Costa Rica de hace más de 20 años, donde los niños podía jugar libre y despreocupadamente, donde los papás los mandaban a traer el pan a la pulpería sin ningún tipo de angustia ya no existe. Las casas empezaron a tener más verjas, los carros ya no se podían dejar durmiendo en la calle, ahora cuando se camina por las calles hay que andar sin bolso y si se tuviera que andar, es prácticamente escondido. Nuestro país ya no se parece en nada a lo que era antes.

Y es que la violencia solamente atrae repercusiones negativas, el turismo, las inversiones, el crecimiento social y económico se ve seriamente afectado. Quién es su sano juicio va a querer ir a un país a descansar si sabe que las probabilidades de un asalto o robo son muy altas? Nuestro país tiene un ingreso muy importante del turismo, genera un 4.6% del PIB, genera un ¢1.1 billones en actividades turísticas, aporta 95.500 puestos laborales. En resumen es un factor que como costarricenses debemos cuidar, ya que si este problema sigue creciendo los turistas ni siquiera nos van a tomar como una opción para vacacionar.

Las narco pandillas se van acrecentando y van tomando fuerzas en nuestras calles, los enfrentamientos por dinero, drogas, arreglos de cuentas y reclamos de territorios se discuten en plena vía pública mediante balas, sin importar si muere una persona ajena a dicha confrontación. Aunque los índices de violencia en comparación con países como Honduras y Guatemala todavía se encuentran bastante alejados, debemos hacer un cambio en la conciencia y cultura de los ticos. No podemos permitir que lleguemos a esos momentos para tomar cartas en el asunto.

Muchas veces el orgullo, la vanagloria, el menosprecio hacia los demás es lo que nos lleva a tener conflictos con las personas. Todos pasamos por momentos difíciles en nuestra vida, que en determinado momento se nos hace difícil de sobrellevar y tendemos a “desquitarnos” con los que no tienen nada que ver en el problema.

No se trata de construir más cárceles, ni de tener mayores policías en la calle, aunque es buena la seguridad, el punto es que el cambio debe empezar por cada uno de nosotros.

La clave para cambiar radicalmente este tipo de conducta es ¡que nos importe más el prójimo! Puede sonar muy cliché o muy cursi, pero si realmente lo ponemos en práctica podemos ver grandes resultados. En la misma biblia dice que tratemos a nuestro prójimo como nos gustaría que nos traten a nosotros, es un ejemplo que sí! muchas veces es muy difícil de hacer, pero si tratamos de ponerlo en marcha puede marcar mucho la diferencia.


PUBLICACIONES RELACIONADAS

COMMENTS ARE OFF THIS POST