READING

La toma del poder de Trump en la presidencia de lo...

La toma del poder de Trump en la presidencia de los Estados Unidos

El pasado 20 de enero, Donald Trump tomó posesión de su cargo como presidente de los Estados Unidos. La tradicional ceremonia contó, como es de costumbre, con la participación de varios líderes religiosos evangélicos, a quienes intentó convencer para lograr su apoyo durante la campaña electoral.

Tales fueron los casos del pastor hispano de Asambleas de Dios, Samuel Rodríguez, presidente de la Conferencia Nacional de Líderes Hispanos, Franklin Graham, figura evangélica más reconocibles los Estados Unidos, Paula White, pastora de la iglesia New Destiny Christian Center en Orlando Florida, consejera de confianza del republicano y Wayne T. Jackson de Detroit, pastor de la iglesia “Great Faith Ministries International”.

No obstante, muchas de las propuestas de Donald Trump durante su campaña electoral llegaron a preocupar a muchos países, a pesar de que en una de sus conferencias al enterarse de los resultados electorales, afirmó que procuraría priorizar los intereses de Estados Unidos, sin caer en la hostilidad con otras naciones.

En el caso de Costa Rica, actualmente Estados Unidos proporcionó el mayor apoyo registrado en 30 años, que incluyó más de 2.000 becas, donaciones a la policía, entre otros. Sin embargo ante su llegada al poder, el efecto que pretende realizar en el alza de diez dólares por hora en el sueldo mínimo federal, podría afectar directamente las remesas de los costarricenses, ya que según datos del Banco Central de Costa Rica, se estima que en Estados Unidos habitan y trabajan 187.689 costarricenses, los cuales 49% envía remesas en efectivo por un monto aproximado de $33,6 millones en promedio por mes.

Asimismo ha sido de inquietud la promesa de la construcción del muro de 3.379 kilómetros entre Estados Unidos y México, evitando el ingreso de latinoamericanos ilegales. Y ni qué hablar de la posibilidad de la abolición de las órdenes ejecutivas que tienen una medida de protección de posibles deportaciones girada a favor de 4 millones de inmigrantes.

En cuanto a la economía costarricense se ha dicho que pueden ser significativos los problemas que represente Trump y que es urgente que Costa Rica preste atención al desarrollo de los acontecimientos en Washington y le dé el seguimiento necesario, aunque deja de ser suficiente. El país no solo debe observar, sino que es indispensable que actúe de una forma proactiva, donde nuestros funcionarios traten con destreza todos los temas relacionados a la Casa Blanca, Senado, Congreso, relaciones exteriores, comercio, etc…

Aunque Estados Unidos sea el proveedor de un 52% de la inversión extranjera que llega a Costa Rica, no sólo se trata de pensar en la buena idea de aumentar la productividad y mejorar la competitividad de nuestras exportaciones de bienes y servicios, sino también de actuar como ciudadanos creyentes y ser sensibles a la necesidad de orar constantemente por quien ahora está al frente de las decisiones que se toman en la Casa Blanca nos guste o no. Nuestras oraciones por Estados Unidos son importantes hoy más que nunca, somos muchos los que necesitamos que allí se tome decisiones dotadas de buen juicio.


RELATED POST

COMMENTS ARE OFF THIS POST